Última hora

Alarma en la Guardia Civil: inminente avalancha masiva de inmigrantes sobre Melilla

Más de 50.000 subsaharianos se aproximan a la frontera. Los jefes de los GRS de Valencia y León han sido enviados para instruir a los agentes en “control de masas” y medidas de autoprotección

Miles de subsaharianos están aproximándose a Melilla con el objetivo de saltar la valla en próximas semanas. La Guardia Civil lo sabe y está en máxima alerta. La Benemérita espera oleadas masivas de inmigrantes y, para tomar medidas, ha enviado a la ciudad a los jefes de dos Grupos de Reserva y Seguridad para que entrenen a los agentes allí destinados.

Agentes del GRS en la valla de Melilla.

Agentes del GRS en la valla de Melilla.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la Guardia Civil calcula que más de 50.000 subsaharianos están desplazándose con destino al norte de Marruecos, a la zona fronteriza con España, con el objetivo de preparar entradas masivas por la valla de Melilla en fechas próximas.

Dos jefes enviados a la ciudad

Ante esa preocupante perspectiva, la Dirección General envió la semana pasada a la ciudad autónoma a dos especialistas en la contención de este tipo de movimientos masivos.

Se trata del jefe del GRS de Valencia y del segundo jefe de grupo del GRS de León, comandante y capitán, respectivamente. Ambos son expertos en el llamado “control de masas”, y han preparado un intenso plan de entrenamiento para los agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad hoy encargados de custodiar la valla.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla explican que el paso fronterizo cuenta hoy con la presencia de “unos 120 agentes”, procedentes de los Grupos de Reserva y Seguridad de la Península, y repartidos en los llamados Módulos de Intervención Rápida, formados por 20 efectivos cada uno.

En “dos o tres semanas”, los integrantes del GRS que actualmente están en Melilla “rotarán por compañeros procedentes de otras provincias”. El cuerpo cuenta con ocho Grupos de Reserva y Seguridad -Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza, León, Pontevedra, y Santa Cruz de Tenerife- por lo que, “si el entrenamiento se está produciendo ahora, es porque se espera ya la llegada masiva de inmigrantes”, añaden en la Comandancia.

Entrenan movimientos de contención de masas

Los jefes del GRS enviados desde Valencia y León han instruido a los agentes en dos facetas fundamentales en la valla de Melilla:

--Control de masas. Son ejercicios de contención de asaltantes. El objetivo es evitar, en la medida de lo posible, huidas hacia el interior de la ciudad de los inmigrantes que consigan saltar la valla. El llamado “control de masas” exige movimientos coordinados de todos los agentes, en los que se han ejercitado en los últimos días.

--Autoprotección. Los casos de la violencia ocurridos en los últimos intentos masivos de entrada a Melilla han alertado a la Guardia Civil, que por ello va a buscar una “mejor defensa” de los agentes. Para ello, están entrenando “movimientos de avance con los escudos para llegar a los inmigrantes”. Hasta ahora “solo la primera línea llevaba esos escudos, pero se están estudiando otras alternativas”.

Los intentos de entrada masiva se multiplican en verano

Se trata de conseguir que no se produzcan bajas entre los efectivos desplegados en las inmediaciones de la valla fronteriza.

Preocupan los asaltos nocturnos

El entrenamiento, iniciado la semana pasada, se está centrando en los agentes destinados al turno de noche, ya que desde la Dirección General preocupan especialmente los intentos de asalto que se producen de madrugada: “En verano se multiplican, al haber temperaturas más asequibles para los asaltantes”.

De hecho, la última oleada de subsaharianos que intentaron saltar la valla se produjo en la madrugada del pasado jueves, cuando 400 de los 800 'sin papeles' que escalaron el paso fronterizo consiguieron pisar suelo español: “Es un aviso de lo que puede pasar en las próximas semanas”, explican las fuentes consultadas por ECD.

La instrucción específica a los agentes del turno de noche está provocando quejas entre los integrantes del GRS. Algunos no entienden que las prácticas se realicen fuera de la base, “por mucho que se quiera hacer de forma más o menos secreta”.

Otros, además, afirman que los entrenamientos por la mañana “hacen que estemos con una tensión mayor, y más cargados por la noche, cuando deberíamos estar en perfectas condiciones ante los intentos de asalto”.

Fuente: elConfidencialDigital

No hay comentarios