Última hora

La novela negra se enfrenta a la inmigración

Los escritores debaten sobre la aparición de nuevos temas sociales en el género policiaco.

Lorenzo Silva aseguró ayer que «cada generación escribe su novela negra». Tal vez por eso los autores que participaron en la mesa redonda sobre el crimen globalizado y el cambio social, afirmaron ayer, dentro del I Encuentro Europeo de Novela Negra, que los temas están cambiando para introducir nuevas tipologías argumentales, así como otros protagonistas en sus historias. De eso hablaron Xavier Moret, Jakob Arjouni, Lorenzo Silva, Antonio Lozano y Alicia Giménez Bartlett, autores que reflexionaron en voz alta sobre temas como la inmigración o el protagonismo de la mujer.

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, y el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, junto a los autores invitados al encuentro

Víctor Fernández
Barcelona- La creadora de la exitosa serie protagonizada por la inspectora Petra Delicado, Alicia Giménez Bartlett, comentó ayer en su ponencia que «a lo largo de los años la mujer ha tenido un papel siempre secundario, apareciendo muertas, apaleadas y violadas, como la chica del malo o la esposa del policía». Sin embargo, la autora cree que ahora el lector ya entiende que las mujeres «pueden tener el mando y hasta ser asesinas descarnadas, no simples envenenadoras». En este sentido, Giménez Bartlett declaró que «se espera que nosotras parezcamos ángeles, pero después de ver a Thatcher o Condoleza Rice tengo mis dudas».

Por otra parte, uno de los introductores de la llegada de los inmigrantes en el género negro, el alemán Jakob Arjouni, creador del inspector Kayankaya, sentenció que «lo primero que debemos intentar es comprender el mundo: por eso la literatura negra puede operar en esata comprensión, casi como la poesía».

Cambio de héroe. Lorenzo Silva, responsable de sendas novelas que tienen como marco la inmigración marroquí y subsahariana en España, aclaró que si tomó este hecho como tema fue porque «me interesa el valor social del arte para acercarse a la realidad y, en este sentido, la inmigración es un drama de grandes dimensiones, la punta de un iceberg que es la consecuencia de un programa económico desequilibrado».

Lorenzo Silva, quien ganó el Premio Nadal con una novela de la serie del sargento Bevilacqua y su ayudante, la cabo Chamorro, cree que es el momento de ver a la Guardia Civil literariamente de otra manera, «no como en los romances de Lorca. Yo, por eso, hago una novela benemérita». A este respecto, el escritor consideró que «cada generación escribe su novela negra», por lo que ahora se ha agotado la vieja novela policiaca «con un esfuerzo por acercarse a la realidad». Lorenzo Silva, por otra parte, dijo que Bevilacqua y Chamorro son «como un don Quijote y un Sancho posmodernos, símbolos de los nuevos tiempos que estamos viviendo en la actualidad».
Fuente: la Razon Digital