Última hora

La Cumbre de Salamanca abordará el problema migratorio

Los 22 Gobiernos iberoamericanos tratarán de aproximar sus políticas exteriores
EL PAÍS - España - 20-09-2005

La XV Cumbre Iberoamericana, que se celebrará los próximos 14 y 15 de octubre en Salamanca, centrará sus debates en tres grandes mesas dedicadas a la situación de la región, los movimientos migratorios y la proyección de Iberoamérica en el mundo, un intento de aproximar las políticas exteriores de países que van desde España o México a Venezuela y Cuba. Así lo acordaron ayer los ministros de Exteriores de los 22 Estados miembros en Nueva York.

El acuerdo fue alcanzado durante un desayuno ofrecido por el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. La reunión, continuación de la celebrada el pasado 28 de mayo en la localidad portuguesa de Guimaraes, marcó, además, la entrada formal en funciones del la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), con la elección de los adjuntos al titular, el uruguayo Enrique Iglesias, y la aprobación de los reglamentos de la institución, que consolidan la autonomía del secretario general y le dotan de un presupuesto, para este primer año de funcionamiento, de 5.400.000 dólares.

Descartadas las aspiraciones que avanzaron en Guimaraes algunos países menores, como Nicaragua o Costa Rica, el cargo de secretaria general adjunta fue a parar a la diplomática brasileña Elisa Berenguer, y el de secretario adjunto de Cooperación, al mexicano Miguel Hakim.

El secretario general, Enrique Iglesias, que participó en la reunión de ayer, aunque seguirá como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hasta el próximo 30 de septiembre, tiene previsto incorporar a su equipo, como directora del departamento económico, a Paulina Beato, ex consejera de Banesto que los últimos años ha trabajado en el BID. El equipo asumirá también a personal de la extinta Secretaría de Cooperación Iberoamericana (SECIB), el órgano permanente que ha servido de embrión para el intento actual de crear una estructura estable que revitalice un sistema de relaciones con grandes muestras de fatiga.

Portugal, pero sobre todo España, asumirán el 70% del coste de la operación. El Gobierno español cederá, además, la sede del nuevo organismo, que se encuentra, de momento, en el mismo chalé de Madrid donde estuvo el Quinto Centenario. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmará el 30 de septiembre con Enrique Iglesias el acuerdo correspondiente a esta cesión.

La SEGIB, que comenzó a gestarse con el Gobierno de José María Aznar, es la herramienta básica con la que los 22 pretenden garantizar la continuidad de un foro que pecaba de falta de estructuración. En ese sentido, ayer se alcanzaron otros acuerdos que potencian la capacidad de este organismo para llevar a cabo su tarea.

Por un lado, los ministros acordaron que las conclusiones de la próxima y las sucesivas cumbres sean redactadas, a la luz de los debates, por el secretario general. El documento final era, hasta ahora, objeto de largas negociaciones previas entre los Estados miembros y resultaba invariablemente farragoso, cargado de intenciones particulares y de retórica. Según fuentes diplomáticas españolas, el compromiso alcanzado es que las conclusiones sean "concisas y concretas".

Los reglamentos aprobados ayer confirman, por otra parte, con atribuciones concretas, que el secretario general tendrá la autonomía y capacidad de iniciativa que le presuponen los estatutos. Con esos medios, será posible que actúe como la voz exterior de la comunidad iberoamericana, un objetivo ambicioso de homogeneizar las reacciones frente a los sucesos internacionales, que encontró dificultades en tiempos de Aznar y será debatido en Salamanca.

El tema será abordado durante la segunda jornada de la cumbre, en una mesa paralela a la de inmigración. El primer día, todos los líderes participarán en el debate sobre la situación regional, los factores que amenazan la estabilidad de muchos países latinoamericanos y la agenda política necesaria para superar esas coyunturas.