Última hora

"Trato humano y digno" en los centros de acogida de Ceuta y Melilla

EL PAÍS

La misión que viajó a Ceuta y Melilla no pudo visitar el lado marroquí de la frontera, por no autorizárselo Rabat. Bruselas ha sido muy comprensiva con ese gesto, cuidadosa de no airar a Marruecos. A pesar de esa laguna, los técnicos indican que se hicieron una idea de los esfuerzos marroquíes para tratar el problema; aunque tampoco eluden en su informe referencias a algunas estimaciones que dan cuenta de 13 muertos en los sucesivos intentos de saltar las vallas desde el lado marroquí y del abandono en el desierto de alrededor de un centenar de personas. Los expertos comunitarios visitaron los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes de las dos ciudades autónomas, y señalan que el pasado día 13 había 682 personas acogidas en el de Ceuta y otras 1.135 en el de Melilla. "Hay que hacer notar que la capacidad de ambos centros ha sido sometida a intensa presión con las últimas llegadas", apuntan. A pesar de ello, la misión técnica "quedó convencida de los muchos esfuerzos hechos por las autoridades españolas para garantizar un trato humano y digno en esos centros".

Los técnicos recibieron todo tipo de datos sobre los medios de vigilancia del lado español de los perímetros fronterizos. Fueron informados de que Melilla cuenta con 10,5 kilómetros de doble valla, vigilada por 106 cámaras fijas, micrófonos y rayos infrarrojos, y rematada con alambre de espino: la exterior de 3,5 metros de altura; la interior, de 6 en algunos lugares. Según el informe, en los momentos de mayor tensión varios helicópteros daban apoyo a 331 policías y 676 guardias civiles. En Ceuta, detallan los técnicos, con 7,8 kilómetros valla y las mismas características de protección más 37 cámaras móviles, hay 316 policías y 626 guardias civiles.