Última hora

Sólo uno de cada ocho subsaharianos ha sido repatriado a su país

Madrid- Repatriar a los inmigrantes que llegan a España en situación irregular no es una tarea fácil. Y menos cuando se trata de personas que proceden de países africanos que llegan en cayucos sin documentación y a los que hay que identificar primero y, después, lograr que sus países los reconozcan como ciudadanos y les abran la puerta de vuelta a casa. De esta labor se encarga la Policía y no siempre con demasiado éxito por las numerosas trabas burocráticas que encuentra. larazon

No hay comentarios