Última hora

Pateras y cayucos «made in France» o la grave responsabilidad francesa en la inmigración masiva

La asociación Survie France ruega a las autoridades españolas que mantengan una actitud firme con sus homólogos franceses en materia de inmigración.

Si el señor Rodríguez Zapatero se propone, como ha declarado, luchar contra la inmigración clandestina contribuyendo al desarrollo de los países del Sur, no debe olvidar que los regímenes políticos y las situaciones económicas de las que huyen los emigrantes son una consecuencia directa de la política africana de Francia.

Si la inmigración subsahariana se ha convertido en la primera preocupación de los españoles (sondeo del 4 de septiembre), tal vez haya que buscar una de sus causas en la historia de los países del norte y oeste de África, casi siempre estrechamente vinculados a Francia desde las independencias consentidas en los años sesenta.

Survie quiere aclarar que los emigrantes llegan a las costas españolas huyendo sobre todo de unos regímenes ilegítimos o dictatoriales (Camerún, Guinea, Gabón, Congo Brazzaville, Togo, Chad, Burkina Faso, República Centroafricana, Guinea Ecuatorial…) y, en segundo lugar, de graves crisis económicas (peso de la deuda, barreras arancelarias, privatizaciones salvajes).

Cuando el gobierno español, con una iniciativa diplomática sin precedentes, destina un fondo de 650 millones de euros, no tiene en cuenta que Francia, por el contrario, contribuye activamente a sostener estos regímenes violentos y de camarillas (ayuda militar a Chad en mayo de 2006, golpe de estado constitucional y elecciones falsificadas en Togo en 2005) para conservar su influencia geopolítica y económica en sus antiguas colonias.

Por todo ello Francia tiene una responsabilidad gravísima en la situación de miseria y en el flujo tan importante de emigrantes económicos y refugiados políticos, consecuencias de su política africana, que hoy azotan España y Europa entera.

El que Madrid no tenga en cuenta estos hechos sería tanto más sorprendente cuanto que París no vacila en responsabilizar a la política de Rodríguez Zapatero con el argumento de que «la actual afluencia masiva de clandestinos subsaharianos a Canarias es consecuencia de la regularización llevada a cabo por Madrid en 205» (declaración de Nicolas Sarkozy, ministro francés del Interior, Bruselas, 8 de septiembre de 2006). rebelion.org

No hay comentarios