Última hora

Experto de CEAR: futura Ley de Extranjería criminalizará al inmigrante y ONG

ADn
El presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) de Euskadi y abogado de
este organismo, Javier Galparsoro, ha indicado hoy que de salir adelante el proyecto de la nueva Ley de Extranjería se "criminalizará" tanto al inmigrante como a las ONG que le ayudan.

Galparsoro mostró, en una entrevista con Efe, su preocupación por las reformas que pretende llevar a cabo el Gobierno socialista de las leyes de Asilo, Extranjería y Código Penal.

Lo "más grave" de esa posible nueva Ley de Extranjería es que con ella se pretende "castigar" a toda aquella persona o institución que respalden al inmigrante, argumentó Galparsoro, quien dijo que los abogados como él y los organismos humanitarios "nos convertiremos en el centro neurálgico" de otro tipo de persecución.

Galparsoro, que esta tarde participa en Vigo en un debate organizado por Amnistía Internacional, lamentó que la figura del hospitalario y de la solidaridad humana pueda
traducirse en un delito.

El presidente del CEAR de Euskadi dijo que no tiene miedo y que, de salir adelante ese proyecto de ley, seguirán trabajando a favor del inmigrante. "Estoy dispuesto al desafío", sentenció.

Sobre la llegada de polizones en los últimos años a los puertos de Euskadi, Asturias, Cantabria y Galicia, informó de que desde 1989 ha intervenido en un total de 131 casos.

Pese a que desde 2003 no existe un registro oficial de llegada de polizones a Galicia, Amnistía Internacional calcula que entre 2000 y 2003 llegaron a puertos gallegos 140, de los cuales 42 solicitaron asilo.

Sólo 10 de esas solicitudes fueron admitidas a trámite, y el resto se consideraron
infundadas, pese a que algunos solicitantes venían de países en guerra o con graves
violaciones de derechos humanos.

Según datos oficiales, el número de personas que tratan de entrar en España por Vigo como
polizones se ha incrementado. En 2007 fueron detectados once polizones, cinco el año
anterior y seis en 2005. La mayoría eran ciudadanos procedentes de Ghana o Sierra Leona,
que se esconden en los tanques de los grandes buques e incluso en los ventiladores.

En la práctica, los polizones no disponen de asistencia letrada y de intérprete, clave para identificar a quienes necesitan protección, recordó Galparsoro, quien afirmó que los polizones son "el gran agujero negro de la extranjería", ya que, los inmigrantes que llegan en patera o cayuco siempre tienen asistencia.

Galparsoro lamentó en sus declaraciones a Efe que exista un vacío legal a la hora de atender a los polizones y recordó que la normativa actual no tiene rango de ley. "Mientras no consigamos vencer la opacidad" que, insistió, recoge la instrucción actual, los polizones no tendrán derecho a asilo y serán deportados sin más explicaciones.

No hay comentarios