Última hora

La ONU celebra su conferencia contra el racismo bajo boicot

El presidente de Irán conversa con su homólogo suizo al llegar a Ginebra. | Efe

El presidente de Irán conversa con su homólogo suizo al llegar a Ginebra. | Efe

  • srael, Canadá, EEUU, Italia, Australia y Holanda consideran la cita antisemita
  • La polémica puede surgir dada la presencia de Ahmadineyad en la Conferencia
  • Participarán unos 2.500 representantes de organizaciones no gubernamentales

Marta Hurtado (Efe) | Ginebra

A pesar de los esfuerzos de la ONU y de las renuncias que muchos países hicieron en aras de buscar el consenso, la Conferencia Mundial del Racismo, que comienza hoy en Ginebra, estará marcada por las acusaciones de antisemitismo y las insoslayables opiniones del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, inaugurará oficialmente la Conferencia de Revisión sobre Racismo, Xenofobia y Otras formas de Intolerancia, que tiene por objetivo poner al día lo acordado hace ocho años en la primera reunión de estas características que tuvo lugar en la ciudad sudafricana de Durban.

Si no hay nuevos anuncios, 186 delegaciones participarán en la Conferencia, que han decidido boicotear Israel, Canadá, EEUU, Italia, Australia, Holanda y Nueva Zelanda por considerar que es una cita de abierto carácter antisemita y porque contiene referencias que rechazan o eluden temas que estiman que son esenciales.

En referencia a estas ausencias, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navy Pillay, dijo no comprenderlas y lamentó la decisión de estos países de no participar, especialmente EEUU, al entender que todos los puntos en conflicto han sido eliminados.

El texto borrador que debe convertirse en documento oficial fue adoptado por consenso el pasado viernes tras arduas y difíciles negociaciones.

El texto no cita a Oriente Medio

La referencia a la "difamación de religiones" -la polémica surgida en el 2006 a raíz de la publicación de las caricaturas de Mahoma en un diario danés- que los occidentales veían como una amenaza para la libertad de expresión fue eliminada.

Además, el texto no hace ninguna alusión al conflicto en Oriente Medio, ni cita a Israel ni el sionismo, ni tan siquiera hace referencia a la situación de los territorios ocupados de Palestina.

"La delegación palestina fue muy generosa al aceptar retirar el párrafo en aras del consenso", aseguró Pillay.

La Alta Comisionada ha manifestado en reiteradas ocasiones su sorpresa ante la acusación de que la Conferencia es antisemita "porque el texto no contiene ninguna referencia al tema".

Asimismo, el documento sí incluye un párrafo en el que explícitamente se cita el Holocausto y la necesidad de no olvidarlo.

Irán batalló hasta el último momento para intentar eliminarlo, dado que considera que no tiene que tener una jerarquía especial y, por tanto, sugería suprimirlo o en su caso incluirlo en una lista con otros genocidios.

Con Ahmadineyad, la polémica está servida

La referencia fue finalmente mantenida, pero muchos temen que la polémica vuelva a surgir dada la presencia de Ahmadineyad en la Conferencia y su conocida negación del Holocausto.

El presidente iraní será el único jefe de Estado que se dirigirá públicamente a la Asamblea, precisamente el día del aniversario del nacimiento de Adolf Hitler.

Hace ocho años, Israel abandonó la Conferencia de Durban después de haber sido tachado de "estado racista" por los países árabes y por algunas organizaciones no gubernamentales, aunque el documento oficial no acusó a Tel Aviv pero sí mencionó el derecho de los palestinos a la autodeterminación.

La ONG Human Rights Watch, al tiempo que "lamenta profundamente el boicoteo de los seis países", ha hecho un llamamiento público para evitar que los comentarios del presidente iraní "roben la escena y sean la excusa para no centrar la Conferencia en lo realmente importante, el racismo", según su directora en Ginebra, Julie de Rivero.

Además de Ahmadineyad, en la Conferencia participarán los mandatarios de Irán, Timor Oriental, Togo y Montenegro, mientras que los Gobiernos de Egipto, Nigeria, Noruega, Sudáfrica y Uganda enviarán a sus ministros de Asuntos Exteriores; Lesoto a su primer ministro y Zambia a su vicepresidente.

Asimismo, participarán unos 2.500 representantes de organizaciones no gubernamentales.

No hay comentarios