Última hora

Diario de Navarra - Sólo 40 extranjeros de acogen al "Plan de Retorno Voluntario" en seis meses -

Más del 20% de los trabajadores extranjeros residentes en Navarra sufren desempleo. En abril, el paro en este colectivo rondaba las 8.000 personas, sin embargo, tan sólo 40 han decidido capitalizar el subsidio para emprender un nuevo negocio en su país de origen. Es lo que ha dado de sí en sus seis primeros meses (entre octubre y abril) el conocido como Plan de Retorno Voluntario que presentó pomposamente el Ministerio de Trabajo e Inmigración a mediados del año pasado.

El plan planeaba agrupa en dos cobros el desempleo acumulado. Las empleadas de hogar, que no cotizan paro, no pueden acogerse.

"No cumple las previsiones"

Desde las entidades de ayuda a extranjeros se califica de "fracaso rotundo" el resultado del Plan de Retorno. "No ha cumplido en absoluto las previsiones que planteaba el Gobierno central", sostiene Vicente Blasco Algárate, responsable de Inmigración de Caritas en Navarra.

"La intención de fondo era que la gente se fuera y disminuir la presión de trabajadores parados", considera Blasco. "Pretendían que volvieran a sus países un millón de trabajadores, después dijeron que 60.000, y el resultado al final no llega a 3.000".

El motivo es que "las situaciones en los países de origen siempre son peores que la peor de aquí, donde al menos puedes ir a la escuela, te atienden los médicos y por mal que estés, accedes a unos ingresos mínimos".

El problema, en su opinión, "es que las políticas migratorias se hacen según el día a día y las marcan los titulares de los periódicos, en lugar de ser a largo plazo y consensuadas. Ha habido necesidad de mano de obra y que entre todo el mundo, y ahora que nos encontramos con crisis, culpabilizamos al extranjero".

Coincide Eduardo Jiménez, director de Anafe: "Vaticinamos que era una medida coyuntural que nada aportaba para una mejor regulación de flujos y que iba a tener escasa repercusión ". A juicio de este sociólogo, "con esta medida parece que nos queremos deshacer de la gente que ya está más integrada, que tiene derechos, que ha generado prestaciones y que se inscribe como demandante de empleo, y no tiene sentido prescindir de quienes han hecho un gran esfuerzo ".

Una de las personas que se han acogido al Plan es Alejandra Sánchez Jiménez: "Siempre da miedo volver, pero la situación aquí es muy difícil. Sin empleo, con dos hijos y un piso alquilado, es la única solución ". En marzo, la empresa en la que trabajaba cerró tras 9 años en Pamplona. Con 30 años ,esta colombiana se vio sin trabajo. "Tengo 18 meses de subsidio. Me dijeron que me corresponderían unos 14.000 euros, que voy a destinar a comprar una volqueta para la construcción", planea esta pamplonesa del Segundo Ensanche. "Contrataremos un conductor para que nos paguen por transportar la mercancía.

No hay comentarios