Última hora

Rumí dice que la Ley no apareja un proceso de regularización

La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, señaló que el anteproyecto de la Ley de Extranjería es el primero en España que, en caso de que se llegue a promulgar, «no lleva aparejado un proceso de regularización» de forma «implícita», de forma que, afirmó, cumple con el Pacto de Inmigración de la UE. Rumí recordó que el pacto europeo surgió promovido por los gobiernos de España, Francia y Alemania, de forma que mostró la consciencia del Gobierno a la hora de elaborar el nuevo texto, el cual, indicó, «se aprobó por una amplia mayoría con cuatro grupos políticos en el Congreso de los Diputados».

De esta forma, Rumí se mostró convencida de que el anteproyecto viene dado como fruto de un «diálogo real». «A lo largo de todo este proceso se ha dialogado con organizaciones sociales, de inmigrantes, colegios profesionales y gobierno autonómicos», especificó. La secretaria de Estado indicó que el texto ha incluido más de 300 enmiendas, es decir, «más del 40% del total de las enmiendas presentadas» que han dado lugar a una ley «moderna, equilibrada, garantista e integradora». Rumí lamentó que el PP decidiera «autoexcluirse» a la hora de confeccionar la nueva ley, la cual, insistió, debía hacerse después de que el Tribunal Constitucional declarara inconstitucionales varios de los artículos de la actual ley, «por tanto, varios de los artículos aprobados por el gobierno del PP».
«Era obligado garantizar esos derechos que el PP cuando gobernaba negó a los inmigrantes», justificó Rumí y añadió, que es necesario incluir las directivas europeas. La secretaria de Estado señaló que el texto apuesta por una la política migratoria que trabaja en la lucha contra la inmigración clandestina, la ordenación de los flujos migratorios y la integración de los inmigrantes.

Preguntada por la propuesta del PP para crear un nuevo visado que diferenciara la llegada de los inmigrantes con afán de hacer turismo o encontrar empleo, Rumí recordó que para venir a trabajar ya se necesita una autorización expresa del Gobierno. «Creo que habría sido interesante contar con el principal partido de la oposición, pero espero que entre las enmiendas algunas sean en positivo, porque tiene un mensaje clarísimo contra la inmigración irregular, y que apuesta por la integración», apostilló

No hay comentarios