Última hora

Torrejón también recula y quita los límites del padrón a los «sin papeles»


Después de que Vic claudicara la semana pasada, Torrejón de Ardoz (Madrid) acata el informe de la Abogacía del Estado y retirará hoy casi, con toda seguridad, las exigencias municipales para empadronar a los inmigrantes.
Dos requisitos impuestos por el Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular, encendieron la polémica la semana pasada: un extranjero por cada 20 metros cuadrados de vivienda y no haber ingresado en el país con visado de turista, sin que ninguna de las dos se aplique a los familiares de hasta segundo grado de cosanguineidad.
Sólo cumpliendo estas condiciones podían figurar en el censo. Ninguna de ellas figura en la Ley de Bases de Régimen Local (LBRL), que regula el asunto. No es sólo una cuestión de estadística, ya que con el empadronamiento llegan el acceso a la sanidad y la educación públicas.


Desde el Ayuntamiento torrejonero señalan que «acatan, pero no comparten» el informe del Ministerio de Justicia, y que además solicitarán «aclaraciones» sobre la regulación del espacio por vivienda y solicitarán pautas a las que atenerse.
Según ha manifestado en varias ocasiones el alcalde de Torrejón, Pedro Rollán, la limitación del espacio por cada persona censada en un misma vivienda tenía como objetivo evitar la proliferación de los llamados «pisos patera» o «camas calientes».
Sin embargo, el abogado general del Estado, Joaquín de Fuentes Bardají, señalaba en su informe que para empadronar a una persona» debe entenderse y considerarse válido y suficiente un pasaporte, aunque no cuente con el visado». Cualquier disposición adicional de los Ayuntamientos supone contravenir la LBRL.


Investigaciones
Los requisitos del Consistorio madrileño ya han sido objeto de investigación por parte del Defensor del Pueblo y del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid. El departamento dirigido por Enrique Múgica abrió una investigación de oficio después de una denuncia del grupo municipal de Izquierda Unida.
La formación también se dirigió en noviembre a Arturo Canalda ante la posibilidad de que la normativa torrejonera pudiera estar limitando los derechos de los menores.
Las condiciones del censo de Torrejón de Ardoz han llevado a muchos inmigrantes a empadronarse en municipios vecinos con menos reticencias, como Coslada, San Fernando, Alcalá de Henares e incluso la capital. «Es pretender hacer invisible lo visible, manipular la estadística», valoran desde Izquierda Unida. En el Ayuntamiento señalan que la norma lleva 18 meses aplicándose.
Se da la circunstancia de que Torrejón de Ardoz es una de las localidades madrileñas con mayor densidad inmigrante. Se calcula que posee alrededor de un veinte por ciento de población extranjera. Con esta marcha atrás del Gobierno local se terminan semanas de polémica a causa de esta iniciativa.



No hay comentarios