Última hora

Inmigración: aumenta la manipulación informativa


La manipulación informativa en determinados medios de comunicación resulta insultante. Si hace unos días traíamos la portada de ‘El Plural’ de Sopena como ejemplo de lo que nunca debe ser el periodismo, hoy traemos un caso de manipulación informativa relacionado con la inmigración, más concretamente con la delincuencia protagonizada por inmigrantes.

La Vanguardia dedicaba el pasado día 14 de Abril un extenso artículo firmado por Luis Venbenuty a los ladrones de turistas. La historia, perfectamente ilustrada con material gráfico, estaba dedicada a la técnica conocida como el ‘Ronaldinho’, consistente en mostrarse jubiloso y echarse sobre la víctima para robarla.

A lo largo del artículo se llega a afirmar que “La ausencia de violencia es otra característica común de este repunte de robos. Los tiempos en los que los delincuentes aplicaban una presa al cuello de su víctima para que perdiera el sentido o las rociaban con gasolina quedaron atrás hace un lustro“, ofreciendo así una imágen tan idílica como distorsionada e incierta de la delincuencia protagonizada por inmigrantes.

El artículo no era más que un nuevo fuego de artificio dirigido a tranquilizar a los sufridos ciudadanos que día a día sufren la delincuencia callejera en Barcelona y toda España.

Lamentablemente, las mentiras de La Vanguardia quedaban al descubierto con solo echar un vistazo a la hemeroteca. Dos días antes, el 12 de abril, La Gaceta publicaba una nota titulada: “Detienen a 5 jóvenes magrebiés por estrangular a sus víctimas para robarlas”

La Gaceta contaba en sus páginas que los inmigrantes “Estrangulaban y asfixiaban a sus víctimas en el madrileño distrito de Tetuán hasta que se quedaban inconscientes para robarles”.

Agentes de Policía Nacional han detenido a cinco jóvenes de origen magrebí que estrangulaban y asfixiaban a sus víctimas en el madrileño distrito de Tetuán hasta que se quedaban inconscientes para robarles, informó la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Uno de los asaltantes pasaba el brazo por el cuello de la víctima y la asfixiaba hasta que quedaba inconsciente mientras el resto vigilaba la zona. Luego les desvalijaban. El descuido de uno de los arrestados, que se fotografió junto a sus compinches con un teléfono móvil sustraído, propició el resto de las detenciones.

Agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría del distrito de Tetuán iniciaron la investigación a raíz del aumento de robos con violencia ocurridos en su demarcación. Todos los asaltos seguían un mismo patrón: aprovechando la soledad de ciertas calles de escaso tránsito, un individuo abordaba a mujeres, adolescentes o ancianos por detrás, al tiempo que otros vigilaban las inmediaciones.

Este tipo de manipulaciones están a la orden del día en España. Por desgracia, muchas pasan desapercibidas y se dan por buenas, creando una atmósfera favorable a la inmigración sin control patrocinada por nuestra clase política.

No hay comentarios