Última hora

Latinobarómetro: Brasil golea en optimismo a Argentina

· ELPAÍS.com

La última encuesta del Latinobarómetro a más de 20.200 personas en 18 países de América Latina demuestra con cifras el mayor optimismo que, en general, se percibe en la región. Sin olvidar la pobreza, la desigualdad, la corrupción y la violencia, como principales males endémicos de la zona, los latinoamericanos se ven mejor a sí mismos, a sus países y al mundo que hace más de un lustro. La actual crisis económica, además, ha reforzado el papel del Estado. Ahora hay más gente que cree que el bienestar de la mayoría depende del poder de gestión de los Gobiernos.

Consulta el Latinobarómetro
DOCUMENTO (PDF - 326,69Kb) - 01-07-2010

Los brasileños, siguiendo la tendencia de los últimos años, son los que más creen que sus vidas y las de sus familias progresarán y que su país va en el rumbo acertado. Los chilenos van por detrás y están entre los más equilibrados a la hora de valorar positivamente la marcha de sus vidas, la de su sociedad y el mundo.

Por el contrario, los argentinos son los que menos fe tienen en el futuro de su país. Eso sí, individualmente, están convencidos de que van en la dirección correcta. "En Argentina", dicen los encuestadores, "es posible creer que una cosa es la sociedad y cada cual, y otra es la manera como funciona el país. Al parecer los argentinos creen en esa separación, que hace posible que el país se recupere de sus crisis gracias al esfuerzo individual más que colectivo". La encuesta, en definitiva, confirma el divorcio entre el mensaje de los gobernantes y la confianza del ciudadano corriente en Argentina, la tercera economía de la región.

El repunte de la imagen de EE UU tras el fin de la era Bush y el efecto Obama es patente. El Latinobarómetro muestra que la imagen positiva del gigante norteamericano alcanza el 74%, la más alta desde que comenzó a medirse en 1997. La más baja fue un 55% en 2003, el año que comenzó la guerra de Irak. La opinión positiva de Washington es mayor cuanto más joven es el encuestado. Mientras el 67% de los jóvenes tiene buena opinión, entre los mayores de 60 años el porcentaje sólo alcanza el 55%. El nivel de educación también cuenta: la buena imagen de EE UU es del 70% entre los que tienen educación básica y del 76% entre los de educación superior.

España es el país que mejor imagen tiene detrás de EE UU y, en tercer lugar, está Japón. "Es interesante la escasa distancia que existe entre la evaluación de España y Japón, puesto que frente al primer país nos une una historia común para toda la región, mientras que con el segundo hay escasos lazos, fuera de los comerciales", resalta el informe. "Esto indica que la imagen de estos países no está basada en la historia sino en el presente y sus circunstancias. Esto se corrobora con las preguntas hechas sobre los Bicentenarios de las independencias que se celebra este año en varios países de la región, donde veíamos que estos no representan un papel importante", añade. Otras dos cosas destacables de la encuesta: China goza de la misma popularidad que Canadá (58%). Y Cuba tiene la imagen menos positiva. Solo un 41% califica positivamente a la isla.

La pugna ideológica que Venezuela libra con Estados Unidos por ganar influencia en la región no podía quedar al margen de la encuesta. Tras las entrevistas se concluye que, salvo en Argentina y Paraguay, en el resto de los países de la región la abrumadora mayoría declara que EE UU tiene una influencia positiva. Por el contrario, solamente hay dos países cuyos ciudadanos han declarado que la Venezuela del presidente Hugo Chávez tiene una influencia positiva en América Latina: los propios venezolanos con un 54% y República Dominicana con un 66%.

Se ha preguntado a los latinoamericanos también por los procesos de integración regional, tanto económicos como políticos. En ningún país se apoya más la integración política que la económica, lo que demuestra que en la zona aún pesan más los intereses comerciales que el ideal de crear una mancomunidad social e institucional como la que soñó el libertador Simón Bolívar. Sin embargo, en Brasil y Argentina, grandes promotores de la integración regional, la distancia entre ambas variables es poca. Y, según los encuestadores, esto demuestra que el mensaje de unidad ha calado en la población.



No hay comentarios