Última hora

Los inmigrantes se ofrecen para atajar los malos tratos

- La Voz de Asturias

La Asociación de Ecuatorianos Residentes en Oviedo (AEREO), a la que pertenecía Johana Elizabeth Toaza Sarmiento, condenó ayer el asesinato de la joven de 27 años de edad, anunció una movilización el próximo viernes en repulsa por su muerte a manos de su pareja sentimental e invitó a las Administraciones a trabajar con las asociaciones de inmigrantes, ante el alto índice de sucesos de esta índole que se producen entre la población extranjera.

Los colectivos de inmigrantes son cada vez más conscientes de un problema que crece en importancia año a año y que afecta sobremanera a los extranjeros: la violencia de género.

Los datos son tajantes. El peso de la mujer inmigrante en la población femenina española apenas supera el 11%, pero acapara más de un tercio de las peticiones de órdenes de protección. Además, casi la mitad de las renuncias a continuar con el proceso judicial proceden de este colectivo.

Se buscan soluciones Asociaciones como AEREO son conscientes de esa situación y piden ayuda a las administraciones para atajarla. El objetivo que persigue este colectivo es convencer a los Gobiernos municipal, autonómico y estatal de la puesta en marcha de medidas concretas que permitan solucionar el problema directamente desde el interior de las asociaciones de extranjeros.

Esta colaboración facilitaría un acercamiento más profundo a las víctimas. La razón es que a muchas de ellas se les suma la incomodidad de estar fuera de su país con una situación de riesgo en el hogar, lo que hace que cualquier intento de acercamiento, sobre todo de las autoridades, sea más complicado. Aquí es donde entraría en juego la intermediación de los colectivos de inmigrantes.

AEREO ha redactado una petición oficial de colaboración, que se entregará a las autoridades durante la concentración de repulsa que se ha programado para mañana viernes a las 18 horas frente al domicilio de Johana, ubicado en la calle Comandante Vallespín número 6.

Ya había denuncias previas Johana Elizabeth trabajaba en una sidrería en la plaza de Occidente, estaba divorciada de Lenin Espinosa, con quien tiene una hija de 12 años que está en Ecuador y un niño de seis que estaba pasando unos días en Madrid con unos familiares. El entorno de la fallecida reconocía esta misma semana que la víctima había iniciado una relación sentimental con el detenido hacia dos o tres años. En ese tiempo, según fuentes policiales, los maltratos parecían ser algo habitual en la vivienda de la calle Comandante Vallespín, hasta el punto de que la mujer había presentado una denuncia contra su presunto agresor, J.G.M., un joven ecuatoriano que trabajaba en un establecimiento hostelero en el barrio de Pumarín y que fue detenido en Gijón por agentes del Cuerpo Nacional de Policía el pasado martes.

Por otra parte, la Asociación de Ecuatorianos Residentes en Oviedo agradeció ayer las muestras de apoyo a la familia de Johana recibidas por las autoridades, entre las que se destacó la de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.

No hay comentarios