Última hora

La tensión con Marruecos dispara la entrada de inmigrantes ilegales

El Imparcial

Desde el mes de septiembre hasta el 10 de diciembre han entrado 241 inmigrantes en Ceuta, frente a los 146 del año 2009. Son casi 100 más, en otras palabras, pero lo llamativo de estas cifras es que 90 de ellos lo hicieron en el mes de septiembre, según datos de la Delegación del Gobierno en Ceuta, después de los violentos incidentes registrados este verano en la frontera de Melilla, cuya Delegación del Gobierno, por cierto, asegura no disponer de cifras de inmigrantes llegados a la ciudad en este tiempo.

Desde las administraciones ceutíes se atribuye este incremento a la relajación de Marruecos en la colaboración y vigilancia de las fronteras. Y es que no hay más que mirar para otro lado. Esto ayudaría a explicar, por ejemplo, que a principios de noviembre cuatro inmigrantes guineanos lograran colocar escaleras para saltar los seis metros de altura doble de la valla de Melilla, un método que no se había aplicado desde 2008, ya que el medio más habitual son las embarcaciones neumáticas.

El Ministerio del Interior ofrecerá en el mes de enero las cifras definitivas, incluidas las de Melilla, en el balance anual sobre la inmigración ilegal. Los últimos datos arrojaron un descenso de entradas de un 8,4%, ya que pasaron de las 1.210 del año 2008 a las 1.108 de 2009, cifras en cualquier caso muy alejadas de las 5.566 entradas de 2005 y las 2.000 del año 2006.

Ceuta y Melilla se han convertido en el blanco de los vecinos marroquíes, especialmente tras la repulsa y la condena que ha suscitado en España el asalto al campamento saharaui de El Aaiún. La respuesta airada ha sido que dos de las principales formaciones políticas marroquíes hayan pedido llevar ante la ONU la situación de las dos ciudades españolas, peticiones que han ido aparejadas, entre otras, a concentraciones para pedir la liberación de las ciudades "ocupadas" y la amenaza de cortar el suministro de agua.

No hay comentarios