Última hora

Más de 3.000 inmigrantes en lista de espera para volver a su país

 - ABC.es

-La crisis en Egipto, minuto a minuto....

Inmigrantes en situación precaria y de vulnerabilidad social que lleven más de seis meses en España. Ese es el perfil de quienes pueden desde el año 2003 acogerse a los programas de retorno voluntario a sus países de origen, financiados por el Ministerio de Trabajo y gestionados por varias ONG. El Gobierno vendió a bombo y platillo tanto este plan como el programa creado en 2008 para extranjeros con derecho a paro, pero la realidad ha acabado imponiéndose y el Ejecutivo se ha quedado sin fondos para pagar los retornos voluntarios.

Más de 3.000 inmigrantes están en lista de espera para acogerse a estos programas que tuvieron que paralizarse entre junio y diciembre del año pasado por falta de dinero, según admitió ayer la directora general de Integración del Ministerio de Trabajo e Inmigración, Estrella Rodríguez. Con estos problemas de liquidez las cifras de personas que han regresado a sus países de origen, con fondos estatales, se redujo el año pasado casi a la mitad. Así, mientras que en 2009 se beneficiaron de este programa de retorno social 4.022 personas, el año pasado solo lo hicieron 2.213.
El 30 por ciento, en paro

Hasta julio el retorno se mantuvo a «un ritmo constante» de unas 300 personas al mes, según Estrella Rodríguez, pero a partir de ahí se produjo «un parón por falta de recursos económicos para los viajes». «Esta situación ya se ha solucionado, ya hemos transferido recursos económicos a las ONG que apoyan los programas y queremos absorber la lista de espera en los próximos meses», explicó la directora de Integración durante la conferencia «La experiencia del retorno» organizada ayer en Madrid por la Asociación Cooperación Bolivia-España. La cifra es completamente irrelevante, si se tiene en cuenta que la tasa de paro entre los extranjeros supera ya el 30 por ciento (1.095.000 personas), según la última Encuesta de Población Activa.

En total en los dos últimos años han salido de España con alguno de los programas gubernamentales 23.494 inmigrantes. Ese dato incluye el ya citado retorno social —personas sin recursos—, el productivo —dirigido a quienes pretenden montar un negocio en su país— y el de quienes tienen derecho a la prestación por desempleo y deciden acumularla y regresar con el dinero a su país. Según Rodríguez, estos últimos no se vieron afectados por la falta de fondos porque menos de la mitad piden ayudas complementarias para el viaje, en concreto el 40 por ciento.

Con este último plan de capitalización del subsidio se han marchado 17.168 personas desde 2008 y eso que en un momento de especial optimismo el entonces ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, llegó a hacer una previsión de unas cien mil salidas que luego se rebajaron a entre 10.000 y 15.000.

La directora de Integración resaltó el «importante incremento» que se ha registrado en estos programas de retorno, sobre todo en el social que ha pasado de 1.500 peticiones anuales a cerca de 6.000. «Nunca antes habíamos tenido lista de espera», explicó pero con la crisis «de la noche a la mañana la demanda empezó a crecer» y se generó una gran presión. El Ejecutivo se centró entonces en ir «dando salida» a los solicitantes.

Tampoco acertó el Gobierno en las quinielas de las nacionalidades que más querrían volver a su país: se habló de marroquíes, ecuatorianos y colombianos. En cambio, el año pasado los que más se marcharon fueron bolivianos (418), argentinos (325), ecuatorianos (225), uruguayos (172) y paraguayos (104). Ningún marroquí pidió acogerse al plan social, dinamitando también con este ejemplo las previsiones gubernamentales.
Se avecina una nueva crisis mundial.

Militares junto al pueblo - Marta Harnecker -

No hay comentarios