La cesta de la compra de Sarkozy

| Economía | elmundo.es

Sobrevivir se está poniendo por las nubes. Comer ya le cuesta un riñón a los que tienen lo justito para pasar el mes. En Francia, como solución, el Gobierno ha preparado un plan de ataque contra la crisis doméstica. Tras congelar el precio de la electricidad y del gas para todos los ciudadanos, el presidente galo, Nicolas Sarkozy, ha decidido meterle mano también a la cesta de compra y ha creado su propio carrito 'low cost'.

En territorio francés, los alimentos acumulan una subida anual del 2% y esta inflación alimentaria se eleva a entre el 10 y el 20% en el caso de algunos productos básicos como la harina, el café o la pasta.

La carestía del pan de cada día también duele en casa. En marzo los precios, medidos a través del IPC, subieron un 3,6%, por culpa precisamente del aumento de los alimentos. Según la FAO, que mide la variación de la cesta básica (carne, cereales, lácteos, aceites y azúcar), el mes pasado comer costó un 2,2% más que el mes anterior. Es el nivel más alto en 20 años.

Ante semejante panorama, el Ejecutivo francés ha reunido a las grandes superficies para que éstas propongan de aquí a final de mes una cesta de la compra de productos básicos a precio reducido. Es el carrito básico de la supervivencia.
10 productos buenos y baratos

La cesta de Sarkozy se compone de un mínimo de 10 productos "a buena calidad-precio" y tendrá que integrar una pieza de carne, otra de pescado, una fruta, una verdura, un lácteo o derivados y una bebida, según ha explicado el secretario de Estado de Consumo, Fréderic Lefebvre.

Serán los comercios los que fijen el coste del paquete dependiendo su contenido. Así, según la tienda, la etiqueta y la composición del carro no serán igual. Las grandes superficies con precios más elevados tendrán una cesta 'low cost' gourmet, mientras que los más económicos ofrecerán una oferta mucho más económica.

Carrefour ya ha estrenado la suya. El contenido: dos piezas de carne de origen francés -una de ternera y una de pollo-, una porción de pescado, patatas, zanahorias, calabacines y naranjas "importados de España", una baguette de pan, queso fresco y un litro de zumo de naranja. Todo por 19 euros. Estos productos variarán cada semana.

A pesar de sus buenas intenciones, la cesta de Sarkozy no ha gustado a todos. Las asociaciones de consumidores son escépticas. Creen que se trata de una maniobra para desviar la atención sobre la subida injustificada de algunos productos. Otros consumidores se preguntan si habrá una cesta para vegetarianos o para celíacos. ¿Y para diabéticos? ¿Cuál es el criterio de calidad? Y sobre todo, ¿qué es un buen precio?

1 comentario

Sergio Primiani dijo...

la cesta de la compra de productos básicos la debe elaborar el gobierno y éste establecer los precios.