Última hora

Cada vez más empresarios se aprovechan de los ‘sin papeles’ que necesitan un permiso de residencia para pactar contratos que no cumplen.

El Confidencial Digital
El Congreso analiza cómo eliminar el fraude

El número de parados también ha aumentado entre los inmigrantes ‘sin papeles’ en España, que necesitan con urgencia un contrato para poder regularizarse en el país. Esta situación está siendo aprovechada por muchos empresarios para pactar con los ilegales contratos que luego no se cumplen.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, la Comisión de Trabajo del Congreso tiene conocimiento de este fraude, que cada vez está aumentando más en España debido a la crisis. Los diputados han señalado que el crecimiento de los permisos de residencia pese a haber más paro extranjero es “la pista a seguir para solucionar el problema”.

Voces autorizadas del organismo antes citado explican a este diario que “en los últimos cinco años, el porcentaje de ‘sin papeles’ en paro se ha multiplicado por cinco en España, pasando del 10,2 por ciento en 2005 al 30,04 en 2010. Sin embargo, las regularizaciones no han dejado de aumentar en este mismo periodo”.

Efectivamente, con los datos del ministerio de Trabajo en la mano, se puede comprobar que, en el último lustro, ha habido un ‘boom’ de permisos de residencia a ‘sin papeles’: de 7.999 se ha pasado a la cifra de 70.281en el último año.

Las fuentes consultadas por ECD recuerdan que “para conseguir ser legal en España es necesario tener empleo y acreditarlo, y es inexplicable que tantos inmigrantes lo hayan conseguido habiendo aumentado el número de parados también en este sector de población. Sólo lo han podido obtener presentando contratos que luego no se han cumplido”.

Los empresarios impulsores de los fraudes, perseguidos por la Policía

El aumento de estafas en los contratos, denunciado y analizado por la Comisión de Trabajo, ha quedado patente después de conocerse algunas actuaciones policiales contra empresas del sur de España que pactaban con ‘sin papeles’ la firma de un documento que servía al ilegal para conseguir permiso de residencia y al dueño de la compañía para imponer, en la práctica, condiciones totalmente diferentes a las escritas en el documento, o cobrar por la realización de la estafa.

Uno de los casos más significativos ha sido el destapado en Almería esta semana, en el que han sido detenidas ocho personas por pactar con treinta inmigrantes la creación de unos contratos de trabajo para conseguir éstos su regularización en España. Los empresarios recibieron por este fraude cantidades entre los 700 y 1.500 euros de cada uno de los ‘sin papeles’.

No hay comentarios