Última hora

Los inmigrantes hacen oír su voz

 - Diario de Mallorca - -

Mónica Vera y su marido Henry Machicado fueron ayer muy madrugadores. A las nueve de la mañana estaban en la puerta del colegio Son Canals Nou, en la zona de Pere Garau, uno de los barrios con la tasa de inmigración más elevada, esperando a la apertura de las puertas para votar. Son bolivianos y era la primera vez que votaban en unas elecciones generales porque hace tan solo año y medio que consiguieron la nacionalidad española después de nueve años residiendo en la isla.

Para pasar a ser ciudadanos españoles de pleno derecho ambos tenían que acreditar un mínimo de dos años de residencia legal en nuestro país pero depositaron la papeleta confiados en que haya un cambio para terminar con el desempleo y evitar que se endurezca más la ley de extranjería. "Muchos bolivianos tenemos que esperar más de seis años para regularizar nuestra situación", explica Machicado, que trabaja como técnico de telefonía móvil y su mujer está en el paro. Pese al madrugón Machicado no pudo votar en el colegio Son Canals Nou porque no estaba censado allí. "Tendré que llamar a la oficina del censo electoral para que me lo aclaren", precisó.

Los latinos son los inmigrantes más numerosos en Palma. De los cerca de 93.000 extranjeros que hay en Ciutat más de 33.000 son latinoamericanos, es decir, el 35 por ciento. De los 5.000 bolivianos residentes en Mallorca, unos 3.000 tienen la nacionalidad española y estaban ayer llamados a las urnas, aunque tal como aseguró Machicado el grado de abstención es muy elevado porque, en su opinión, carecen de información y muchos trabajan en pueblos y les cuesta desplazarse a la ciudad para votar.

Darío Atacusí es un ecuatoriano que lleva once años residiendo en la isla y era la segunda vez que votaba en unas elecciones generales. Estaba de guardia ayer porque es electricista y atiende las urgencias. Tiene la doble nacionalidad y fue a votar a su colegio Arcángel Sant Rafael en Arxiduc porque quiere que el nuevo gobierno "actúe rápidamente para crear empleo". Es presidente de la asociación de ecuatorianos de Balears, el segundo grupo de latinos más numeroso en el archipiélago. Antes del inicio de la crisis residían 20.000 ecuatorianos pero han retornado 5.000 a su país por lo que en la actualidad hay 15.000 residentes de los que unos 10.000 podían votar por tener la nacionalidad. "Entre mis compatriotas hay un 50 por ciento de abstención porque creen que los candidatos no han mostrado claramente sus posiciones y no pueden sacar adelante al país", señala Atacusí.

Democracia real

En el colegio Jafuda Cresques de Pere Garau el marroquí Mohamed Aboutaharan Benaissa, de Tetuán, ejerció su derecho a elegir a sus representantes. Tras 21 años de residencia en la isla hace tres años consiguió los papeles para votar. "Es la primera vez que voto para elegir al presidente del Gobierno y quiero que piense en la mejora de los inmigrantes porque, aunque seamos españoles, nos siguen considerando extranjeros", argumenta Aboutaharan. En las islas viven 25.000 marroquíes y más de 2.000 tienen el pasaporte español. "Queremos una democracia real y no sólo sobre el papel", concluye.
ELEECIONES 20N
Hashtags de referencia: #Elecciones20N

No hay comentarios