Última hora

La crisis "fulmina" a los líderes del Mediterráneo

Teinterea.es -

De momento, el último presidente al que la crisis se lo ha llevado por delante ha sido Giorgos Papandreu, quien hace apenas unas horas anunció oficialmente su dimisión y deseó "éxito" al nuevo jefe de gobierno, en un mensaje a su nación transmitido por televisión antes de una reunión prevista con el jefe del Estado griego, Carolos Papulias. "Transmito mis deseos de éxito al nuevo primer ministro", afirmó Papandreu sin dar el nombre de su sucesor.

Pero Grecia no ha sido ni mucho menos el único caso. La carrera política de Silvio Berlusconi, al quedarse sin la mayoría absoluta de la que gozaba hasta hoy en el parlamento italiano, ha entrado definitibamente en barrena, y a primera hora del martes ha convocado elecciones generales para el próximo mes de febrero. Il Cavaliere ha confirmando que no se presentará. La crisis ha conseguido lo que no lograron ni los jueces, ni la oposición italiana ni un feroz campaña mediática; que Berlusconi abandone la política.

El primer ministro portugés, el socialista José Sócrates, presentó el pasado mayo su dimisión al presidente de la república, Aníbal Cavaco Silva. Sócrates no recabó suficientes apoyos entre los diputados portugeses para aplicar las severas medidas anticrisis que le había impuesto Bruselas y, ante esta situación, optó por renunciar a seguir gobernando.

En España, el otro país de la penísula ibérica, la crisis no ha causado la dimisión de su presidente, pero casi. Tras pegar en mayo de 2011 un brusco giro a su política económica por órdenes de Bruselas, José Luís Rodríguez Zapatero comunicó que no se presentará a un próximo mandato y, asimismo, anunció el adelanto de las elecciones generales. Todas las encuestas indican que las ganará el Partido Popular.

La crisis también acabó con la carrera política del socialista Brian Cowen, el primer ministro irlandés, quien en enero de este mismo año anunció su dimisión -la opinión pública de su país le considera el principal culpable de la postración económica que sufren- para, acto seguido, convocar unas elecciones generales, que ganaron los conservadores.

No hay comentarios