Última hora

Casi la mitad de los nuevos autónomos extranjeros en 2011 eran chinos

 – ainformacion.com - 

La organización presidida por Lorenzo Amor califica esta progresión de "imparable" y destaca que los chinos suponen ya el 17,5% de total de los autónomos extranjeros, por delante de los Rumanos (11,1%), británicos (6,4%), marroquíes (5,8%), franceses (4,3%) y portugueses (3%).

Así pues, rumanos y chinos suponen el 28,6% de los trabajadores por cuenta ajena foráneos, aunque otras nacionalidades también mayoritarias han aumentado de forma importante el número de trabajadores a lo largo del pasado año. Es el caso de los procedentes de Marruecos (+6,1%), Italia (+1,9%) y Argentina (+0,1%).

En el lado opuesto, se situaron los trabajadores procedentes de Portugal (-3,5%), Ecuador (-2,7%), Reino Unido (-2,2%), Alemania (-1,3%), Colombia (-2,1%) y Francia (-0,1%).

LA CONSTRUCCIÓN, EL SECTOR MÁS CASTIGADO

Por otro lado, el informe de ATA señala que el sector de la construcción volvió a ser el más castigado durante el pasado año en términos de afiliación de autónomos extranjeros, a pesar de haber moderado mes a mes su caída, con un descenso total de 2.117 trabajadores (-6,7%). Junto con las actividades administrativas, fue el único sector que perdió autónomos extranjeros en 2011.

Por el contrario, los sectores de actividad del comercio y hostelería fueron los que más empujaron el crecimiento de los autónomos, con el 82% de las nuevas altas a lo largo del año, hasta las 5.820 y las 2.045 personas, respectivamente.

Asimismo, el informe pone de manifiesto que el 29,4% del total de los autónomos extranjeros se concentró en el sector del comercio, por delante la hostelería (19,7%) y la construcción (14,1%).

1 comentario

Anónimo dijo...

Esto ya no hay quien lo arregle. El sistema está haciendo aguas por todos sitios, se esta quebrando y tambaleando de una manera alarmante.
Esta situación no podrá aguantar mucho tiempo más. Los autónomos arruinados, porque ya no podemos hacer frente a los pagos. Los autónomos generábamos el 87% del PIB. Si nosotros ya no podemos contribuir con impuestos y demás a las arcas públicas, quién va a pagar la factura del mantenimiento del sistema del bienestar (jubilados, educación, seg. social, sanidad...).
Es un sistema muy costoso de mantener, y si no hay ingresos por parte de la administración, quién va a pagar la factura?
No sé, yo lo veo muy negro, no veo soluciones ni a corto ni a largo plazo.
Decía Miguel Ríos en una de sus canciones: Hay que cambiar el sistema, empieza la cuenta atrás, si no podemos remedio, el fín del cambio nos aplastará.