Última hora

El Gobierno se plantea un 'contrato de crisis', fijo y con una indemnización por debajo de los 20 días

 | Intereconomía | -
El Consejo de Ministros analiza hoy el primer informe de su esperada reforma laboral. Fátima Báñez amplía hasta el domingo el plazo para que patronal y sindicatos logren un acuerdo.

A gobernar ya toca, por Josep María Francàs.

Sindicatos y empresarios discutieron la creación de un contrato para tiempos de crisis en el marco de las negociaciones sobre la reforma laboral. Según revelaron ayer a LA GACETA fuentes sindicales, durante las últimas semanas “se ha estado hablando sobre esta idea”, aunque “no se llegó a explicitar”, ya que las posiciones de unos y otros estaban “bastante alejadas”. El Gobierno está al tanto de estas conversaciones y estudiará este tipo de contrato en el desarrollo de la reforma del mercado de trabajo.

UGT, CC OO y CEOE pretendían que este nuevo modelo de contratación, que sería “mucho más flexible” y con una indemnización por despido “inferior” a los 20 días hasta una cuantía máxima equivalente al salario de un año que la CEOE plantea para los contratos indefinidos, explican las mismas fuentes, “sirviera de acicate para la creación de empleo”.

El contrato estaría “acotado” a un periodo concreto, que el presidente de la CEOE, Juan Rosell, resumió a 2012 y 2013, los años en los que se prevé que la crisis sea “más intensa”. En declaraciones a La Brújula, de Onda Cero, el patrón de los patronos aseguró que los agentes sociales han mantenido conversaciones regularmente con la ministra de Empleo y Administraciones Públicas, Fátima Báñez, en las que les transmitió “cuáles eran sus prioridades” y “hasta dónde le gustaría que llegásemos” en las negociaciones.

En este sentido, afirmó que “en el tema de contratación, le gustaría –a la ministra– que le pusiésemos encima de la mesa un par o tres de modalidades de contratación en las que pudiésemos estar todos de acuerdo”, como “un contrato para tiempos de crisis, un contrato nuevo de formación y un contrato nuevo de tiempo parcial”.

Fuentes sindicales y empresariales coincidieron ayer, sin embargo, en que la discusión sobre un contrato de crisis surgió en el seno de las negociaciones y no por indicación del Gobierno, aunque la ministra sí había sido informada sobre el contenido de esas conversaciones. Desde Empleo rechazaron ayer hacer valoraciones al respecto.

Consenso parcial
En cualquier caso, Rosell lamentó que no hayan “sido al final capaces de concretar” un acuerdo sobre contratación y advirtió de que “no podemos estar hablando indefinidamente”. En este sentido, y después de que el martes por la tarde los sindicatos y la patronal entregaran a Báñez un documento con los puntos en los que habían logrado un consenso ( jubilaciones anticipadas y medidas de prejubilación, una solución autónoma de conflictos, absentismo y mutuas, racionalización de festivos, formación profesional para el empleo e indemnizaciones por despido económico), el representante de los empresarios da por finalizadas las negociaciones y niega haber pedido más tiempo.

No obstante, tanto patronal como sindicatos abren la puerta a seguir negociando. En esta línea, desde el Ministerio de Empleo aseguraron ayer a este periódico que el plazo sigue abierto y no concluirá hasta el domingo –en noviembre, tras la reunión de los agentes sociales con Rajoy, el PP informó de que la fecha límite para alcanzar un acuerdo era la segunda semana de enero– y no hoy como se preveía.

Precisamente, la ministra tendrá su cuota de protagonismo en la reunión del Consejo de Ministros de hoy. Báñez llevará un informe en el que se analizará el estado de las negociaciones entre los agentes sociales –en definitiva, el documento del martes–.

La titular de Empleo no tiene previsto, de momento, reunirse con los agentes sociales y, a la espera de que el domingo sindicatos y patronal puedan dar la sorpresa con algún otro acuerdo –las fuentes consultadas lo descartan rotundamente–, viajará a Málaga con motivo de la Convención del PP andaluz.

El paro llegará a 5,5 millones
La EPA de cierre de 2011, que se conocerá el próximo 27 de enero, volverá a batir un nuevo récord de parados de 5,2 millones de personas. Según el último informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI) y de la patronal de grandes empresas de trabajo temporal (Agett), pese a la contundencia de esta cifra, lo peor está por llegar, ya que esperan que en el primer trimestre se alcancen los 5,5 millones de parados. Pero el cierre de 2011 irá acompañado de un nuevo mínimo de ocupación de 17,9 millones de personas, la cifra más baja desde el segundo trimestre de 2004.

No hay comentarios