Última hora

Así no podemos ni queremos vivir

- El 16 de Febrero a la 10,30 de la noche en la Calle de la Fe, esquina Plaza de Lavapiés aprovechando la salida de una reunión informativa de la Asociación sin Papeles de Madrid se llevó a cabo un control de identidad claramente discriminatorio pues la policía empezó a pedir documentación exclusivamente a los ciudadanos que salían de la reunión con rasgos étnicos no blancos: en su mayoría personas procedentes de Bangladesh, Nepal, Paquistán...

Algunas personas inmigrantes regularizadas intentaron dialogar con la policía y explicarles que el grupo (unas cuarenta personas) salían precisamente de un taller informativo organizado por la Asociación Sin Papeles. Finalmente y tras ciertos momentos de tensión el coche abandonó la Calle de la Fe. Sin embargo 6 minutos después el coche volvió a ubicarse en la C/ Lavapiés esquina Caravaca donde se llevó a cabo un control selectivo de identificación que provocó una situación de pánico muy grande entre los migrantes. La policía empezó a pedir documentación no sólo a las personas que estaban en la calle sino que llegó incluso a entrar las tiendas de alimentación y se la reclamó también a los vendedores del comercio y las personas que estaban allí comprando con rasgos étnico no europeos ni blancos

Algunas personas intentaron razonar con la policía pero el diálogo fue imposible pues su objetivo era detener a personas sin papeles hasta llenar el coche, como así hicieron y llevarlos a la Brigada Extranjería de Aluche (Equipo 3).

Se creó una situación de pánico muy grande. Las personas sin papeles se escondieron en algunos sótanos y portales cercanos y aún cuando el coche de policía abandonó la zona se negaron a salir durante un tiempo por miedo, de forma que hasta pasado un un rato largo y con la seguridad de que iban a ser acompañados a sus domicilios no se decidieron a salir a la calle. Algunas personas tuvieron crisis de ansiedad y una de ellas tuvo que ser asistida en la Fundación Jiménez Díaz, otras pero se negaron a ir urgencias por miedo a volver a encontrar más coches de policía por la zona.

Estas actuaciones policiales que viene siendo denunciadas por los informes presentados a Delegación de gobierno por colectivos como Ferrocarril clandestino, Brigadas vecinales de Observación de los derechos humanos o Amnistía internacional se han incrementado durante los últimos meses en muchos de nuestros barrios (Vallecas, Carabanchel, Lavapiés, La Elipa, Villaverde, Ciudad Lineal Usera, Estrecho Tetuán…) creando situaciones de auténtico terror en la convivencia condenando a la segregación, el aislamiento, y la reclusión en sus domicilios a nuestros vecinos migrantes por miedo a ser detenidos y truncando sus procesos de arraigo y participación en la vida social.

Cada vez somos más los vecinos y vecinas que rechazamos estas prácticas policiales en nuestros barios y reaccionamos pacifica y colectivamente contra ellas denunciado las redadas y controles selectivos de identidad como una realidad que altera y violenta la convivencia vecinal.

Esta misma presión ciudadana es la que ha urgido al Defensor del Pueblo a realizar un recordatorio a la Dirección General de Policía de no proceder a las detenciones y posterior traslado a dependencias policiales de ciudadanos extranjeros debidamente identificados si no se dan los presupuestos legales de detención penal o cautelar a la que se refiere el artículo 61.1.d) de la Ley orgánica 4 / 2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

ASI NO PODEMOS NI QUEREMOS VIVIR

Fuente: Rebelion.

1 comentario

Anónimo dijo...

MAS TENDRIAN QUE HACER,lavapies es un nido de delincuencia y un claro ejemplo de la multiculturalidad en todos sus aspectos,la mayoria de los vecinos estan con vosotros por una simple razon,tan simple como que son imigrantes la gran mayoria,los vecinos de toda la vida estan HASTA LOS HUEVOS de tanto inmigrante y no solo lavapies sino toda ESPAÑA que os entereis,estamos HASTA LOS HUEVOS DE PARASITOS,ya basta,seamos un pais serio por una vez y apliquemos una ley de extranjeria dura y responsable como debe ser para un pais como España con 23% de paro y 50% paro juvenil y con una delincuencia en aumento dia tras otro cuando no son corruptos,son asesinos,ladrones para que enciman nos sigamos gastando el dinero en dar sueldos de por vida y por la cara a todos los inmigrantes que se supone que vinieron a trabajar pero que luego abarrotan las ayudas sociales y no son mas que una molestia para el pais entero,España y Europa tienen muchos problemas pero uno de ellos es la inmigracion que lo unico que ha hecho es llevar a europa al tercer mundo en temas laborales y sociales donde solo sacan provecho todos los corruptos y las ongs chupocteras.