Última hora

Cien inmigrantes entran en Melilla tras un nuevo asalto a la valla


Un centenar de inmigrantes subsaharianos han conseguido acceder a la ciudad autónoma de Melilla tras un nuevo asalto a la valla fronteriza con Marruecos en el que, según fuentes de la Guardia Civil, han participado unas 500 personas.

El asalto se ha producido sobre las 07.50 horas en la zona comprendida entre la Vaguada Linares y Río Nano. Los inmigrantes, según apunta la Guardia Civil, han mostrado una actitud "muy violenta" al llegar hasta el vallado, donde han arrojado piedras y palos, con los que amenazaban a las fuerzas de seguridad de Marruecos. Ante esta actitud, las autoridades marroquíes han pedido a la Guardia Civil que se abriesen las puertas del vallado para poder refugiarse en el espacio comprendido entre las dos vallas, "dada la violencia del acometimiento y como medida de protección para evitar ser arrollados y lesionados". La Guardia Civil no indica si se han producido heridos entre los inmigrantes o entre los agentes, aunque, según ha podido comprobar Efe, algunos subsaharianos presentaban distintos cortes en manos y pies por los que han requerido asistencia. El Ministerio marroquí del Interior sí ha facilitado esta información, al señalar que en el asalto masivo han resultado heridos 13 gendarmes y 14 subsaharianos.


Los inmigrantes llegados esta mañana a Melilla.

Casi un centenar de detenidos

En una nota de Rabat, se indica que los inmigrantes "no obedecieron a los requerimientos habituales (de los policías) y pasaron a lanzar pedradas, que causaron trece heridos entre las fuerzas del orden", quienes por su parte procedieron al arresto de 96 personas. Además, 13 inmigrantes -añade el comunicado- tuvieron que ser evacuados al Hospital Hassani de Nador para recibir atención médica "por las heridas causadas por las alambradas de la valla" que rodea el perímetro de Melilla, concluye el comunicado, que no hace referencia a que un centenar de emigrantes sí logró su objetivo.

Este nuevo asalto se produce justo una semana después de que otros 150 inmigrantes de origen subsahariano logran entrar en la ciudad autónoma tras superar la valla fronteriza en uno de los asaltos más multitudinarios desde 2005, cuando en un solo intento lograron saltar la valla más de 350 inmigrantes de los 700 que lo intentaron.

La extrema presión migratoria que vive la ciudad en los últimos meses mantiene en alerta constante a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al tiempo que tiene colapsado el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que se encuentra por encima del doble de su capacidad.

EL MUNDO

No hay comentarios