Última hora

Los inmigrantes abandonan el Tarajal y ahora entran por la frontera de Benzú en Ceuta

La entrada de este domingo de inmigrantes por la frontera de Benzú de Ceuta supone un cambio de táctica de los protagonistas, que habrían determinado la conveniencia de utilizar este paso fronterizo como su puerta de entrada en la ciudad.

La frontera de Benzú, situada en la costa norte de la ciudad, no es un paso oficialmente permitido para el tránsito de personas ni vehículos puesto que por esta aduana únicamente se permite el acceso a la ciudad de las personas que residen en la población fronteriza de Beliones.

Se trata de un núcleo de población situado junto a la frontera cuyos aproximadamente 500 residentes disponen de un permiso para acceder por este puesto teniendo en cuenta la dificultad y la distancia con el otro paso —unos siete kilómetros— del Tarajal, que es el único oficialmente permitido para franquear la frontera.
La entrada del Tarajal es más fácil pero está más vigilada
La entrada por la aduana de Benzú está, por tanto, restringida y, por consecuencia, con menos presencia policial ya que la vigilancia de agentes de la Guardia Civil es mínima en esta zona.

Para llegar hasta Beliones la dificultad estriba en los montes situados detrás de este núcleo de población situado junto al borde costero y de complicado acceso.

Según han informado fuentes policiales, los inmigrantes quizás han sopesado la menor presencia de agentes en esta frontera para intentar la entrada en lugar de hacerlo por donde es habitual: por la frontera del Tarajal.

El acceso en grupo por el Tarajal es más factible teniendo en cuenta que la llegada a esta aduana es más fácil, al contrario de lo que sucede en Benzú, donde la orografía del terreno dificulta mucho acceder a este paso fronterizo.

Sorpresa en la población

Los habitantes de Beliones se han despertado sorprendidos con este intento de entrada de subsaharianos, que ha sido rechazado por la Gendarmería marroquí y del que sólo cuatro de ellos ha logrado acceder con éxito al territorio nacional. Lo cierto es que la Guardia Civil no descarta que los inmigrantes puedan estar pensando en entrar simultáneamente por las dos fronteras o explotar esta nueva vía de Benzú, por lo que se han incrementado las medidas de control en las últimas horas.

En cualquiera de los casos, la Delegación del Gobierno ya ha advertido que más de 1.000 subsaharianos se concentran cerca de la ciudad a la espera de una entrada, a pesar de la alargada sombra del 6F que dejó quince muertos en el camino.

20minutos.es

No hay comentarios