Última hora

Europa no reacciona a la crisis humanitaria en sus fronteras


Sabemos que saben que es "un drama" y "una vergüenza", pero no sabemos qué van a hacer para solucionarlo. La Unión Europea no ha tomado ninguna decisión de urgencia para responder a la mayor crisis de refugiados desde la segunda guerra mundial, que se desarrolla desde hace meses y que en las últimas semanas se ha recrudecido.

La medida más citada por los líderes europeos, el reparto por cuotas establecido durante el pasado junio, no fue pensada para solventar el fenómeno actual ya que se basa en el traslado planificado de 32.000 personas únicamente desde Italia y Grecia. La cifra se aleja del volumen de personas que está alcanzando diferentes países europeos. 3.000 personas están cruzando cada día fronteras como la de Serbia y Hungría, según Acnur. Alemania prevé que acabará el año con 800.000 solicitudes de asilo registradas.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, rechazó la semana pasada la celebración de un encuentro sobre esta crisis. "No necesitamos una nueva cumbre. Los estados miembros han de adoptar las medidas europeas y aplicarlas en su territorio", afirmó Juncker en un artículo publicado en el periódico francés Le Figaro. Días más tarde, la presidencia luxemburguesa de la UE anunció en Twitter una reunión "de emergencia" de los ministros de Interior comunitarios: el próximo 14 de septiembre, quince días después de la decisión.

Las cuotas de reubicación y reasentamiento de refugiados forman parte del plan propuesto por la Comisión Europea después de las reuniones de urgencia organizadas en abril tras la muerte de 700 personas en el Mediterráneo mientras trataban de alcanzar Italia. En ese momento, aunque esta ruta ya era transitada -aunque en menores niveles-, los líderes no centraban su discurso en el camino de los refugiados por el interior de Europa. El "foco" estaba en Italia y Grecia, este último, el punto de partida de los miles de solicitantes de asilo que hoy protagonizan la llamada "crisis de refugiados".

Después de cerca de dos meses de discusiones, los líderes europeos pactaron acoger a 32.256 refugiados procedentes de Italia y Grecia. El objetivo era descongestionar los recursos de acogida de los principales países que reciben más personas por la ruta del Mediterráneo. Por otro lado, 22.504 personas, serían trasladadas desde países no pertenecientes a la UE. Por tanto, no son medidas específicas lanzadas para buscar soluciones al flujo de personas que en estos momentos están atravesando las diferentes fronteras comunitarias.

Mientras los debates se alargan, más de 2.300 personas han muerto en el Mediterráneo en 2015 en el intento de alcanzar las costas europeas. La agencia europea de fronteras no cuenta con una misión específica de salvamento marítimo, como ha solicitado en repetidas ocasiones la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Los refugiados continúan su trayecto. Dejan a sus espaldas países europeos con peores sistemas de acogida, con el objetivo de alcanzar aquellos estos miembros donde, además de estar a salvo, tengan más oportunidades para integrarse.

Once refugiados muertos cerca de Grecia

Once refugiados sirios murieron ahogados en la madrugada de este miércoles cuando intentaban alcanzar la isla griega de Kos en dos barcas distintas procedentes de Turquía, informa Efe. Una de ellas llevaba 16 personas a bordo, de las que murieron al menos siete. En la otra, de seis personas a bordo, fallecieron tres niños y una mujer.

2.500 refugiados llegaron este lunes al puerto del Pireo, en Atenas, trasladados desde las islas del mar Egeo. Estos traslados se están llevando a cabo desde hace varias semanas con el fin de descargar la situación en las islas, que se han visto desbordadas ante la llegada masiva de refugiados. A su llegada al Pireo, la mayoría son desplazados inmediatamente en autobuses a la estación central de ferrocarriles, desde donde siguen su camino hacia la frontera con Macedonia.

Unas 218.000 personas han cruzado el Mediterráneo para entrar a Europa por Grecia en lo que va de año, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones.

Italia socorre a más de 1.200 personas en un día

Aunque la atención está fijada en otros puntos de Europa, el flujo de personas llegadas a Italia continúa. La Guardia Costera y la Marina Militar del país rescataron durante este miércoles a más de 1.200 personas que navegaban en el Mediterráneo a bordo de barcazas con destino a Europa. La ruta del Mediterráneo central, que va del norte de África hacia Italia y Malta, se ha cobrado más de 2.200 víctimas mortales en lo que va de 20105.

La embarcación "Dattilo" de la Guardia Costera asistió a 838 personas que iban a bordo de tres embarcaciones a la deriva cuando se encontraban a pocas millas de las costas de Libia. El barco "Fulgosi" de la Marina Militar realizó por su parte dos operaciones en las que auxilió a 90 y a 294 personas respectivamente, según confirmó en su perfil de Twitter.

Macedonia, punto de enlace

Según cifras oficiales, más de 40.000 refugiados e inmigrantes llegaron al país en los dos últimos meses. Los refugiados cruzan la frontera de Grecia a Macedonia en grupos de entre 300 y 400 personas, donde intentan coger autobuses o trenes para llegar a Serbia.

Hace unas dos semanas, Macedonia cerró su frontera y decretó el estado de emergencia en las regiones fronterizas del sur y del norte ante la llegada de miles de refugiados. También se produjeron disturbios entre la Policía y unas 2.000 personas refugiadas en el paso fronterizo con Grecia. Los agentes lanzaron granadas aturdidoras contra quienes intentaban entrar en el país.

3.000 refugiados entran en Serbia cada día

En Serbia hay actualmente unos 7.800 refugiados que en su mayoría se dirigen al norte hacia Europa occidental a través de Hungría, y en los últimos días entran a diario unos 3.000 más en esta ruta. A través de Serbia han pasado desde comienzos de año alrededor de 115.000 refugiados, según el Gobierno.

Por otro lado, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calcula que tres mil personas llegan a diario a Serbia huyendo de países en conflicto como Siria, Irak o Afganistán. El organismo de la ONU ha estimado que ese "flujo probablemente continuará, o incluso puede aumentar".

Los datos reflejan un aumento casi exponencial de la cantidad de refugiados que se movilizan por la llamada "ruta de los Balcanes". Si en mayo la afluencia diaria de refugiados en Serbia fue de unas 200 personas al día, aumentó a 1.000 en junio y a 2.000 hace un mes, antes de alcanzar los 3.000 actuales, precisó.

Un campo de refugiados en la estación de Budapest

Unas 3.000 personas han acampado en los alrededores de la estación de tren de Budapest, la capital húngara, a la espera de que les permitan coger un tren en dirección a Alemania. Las autoridades cerraron temporalmente la estación este martes y después la reabrieron sin dejar entrar a los refugiados.

"Ayer nos dieron esperanzas y hoy vuelven a cerrar la estación", se lamentaba Ahmed, un iraquí que pretende llegar con un hermano y una hermana a Hamburgo, en Alemania, donde asegura tener familiares. "Hemos preguntado a los taxistas cuánto nos costaría ir hasta la frontera con Austria y nos piden 500 euros, pero no tenemos ese dinero", se quejaba en declaraciones a la agencia Efe.

Hungría ha levantado una valla en su frontera con Serbia, un país candidato para entrar en la UE, en un intento de frenar la llegada de refugiados, lo que parece haber intensificado en los últimos días la ola migratoria. Es el primer país de la zona Schengen, de libre circulación comunitaria, desde donde los refugiados intentan llegar a otros países, sobre todo Alemania y Suecia. En la actualidad el Gobierno está reforzando la nueva alambrada, finalizada el 31 de agosto, ya que los refugiados logran traspasarla.

via -eldiario.es

No hay comentarios