Última hora

Barcelona se erige en la capital mundial de los refugiados

Barcelona se convirtió ayer en capital de la causa de los 17 millones de refugiados repartidos por todo el mundo. La celebración del Día Mundial del Refugiado tuvo su broche de oro anoche con la entrega, de manos de la infanta Cristina, del Premio Nansen --el Nobel humanitario -- a Svetlana Gannushkina, en representación del Centro de Derechos Humanos Memorial de Moscú. La activista hizo un llamamiento a la solidaridad con los
desplazados.

La ceremonia en el Palau de la Música supuso la primera vez en 50 años que el galardón humanitario del ACNUR no se otorgaba en Oslo o Ginebra.

El acto, enmarcado en el F²rum, fue un canto a la paz dialogada, como única vía de escape ante las persecuciones que viven los refugiados.

Imanol Arias, como maestro de ceremonias, detalló que ACNUR ha atendido a 50 millones de personas desde 1950. El alto comisionado de la ONU para los refugiados, Ruud Lubbers, se confesó "contento" por la elección de Barcelona para la entrega del Nansen.

El exministro holandés destacó la reacción de España --"un ejemplo para el mundo"-- tras el 11-M, cuando "la dignidad humana prevaleció y no se permitió la xenofobia". Su alabanza fue directa a José Luis Rodríguez Zapatero.

LA COMPLEJIDAD Lubbers destacó en su discurso la labor de la premiada memorial de Moscú, donde 150 abogados asesoran a 22.000 desplazados de la extinta Unión Soviética, cada año.

La representante de la entidad, Svetlana Gannuskina, contó que la situación de los refugiados en Rusia es compleja porque las autoridades no reconocen la situación de miles de inmigrantes forzosos procedentes de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y de países bálticos, ni de víctimas del conflicto checheno.

"Lamentablemente queda mucho por hacer", insistió tras destacar que "los problemas son comunes" entre culturas y reclamar "solidaridad y apoyo".
"Sólo mediante la cultura el hombre deja de sentirse excluido", zanjó.

JOLIE Más breve pero no menos contundente fue la actriz y embajadora de buena voluntad de ACNUR Angelina Jolie, cuya presencia causó expectación en todos los actos del día. El actor Imanol Arias la presentó como "una gran actriz que trata de transmitir a la sociedad las sensaciones de los refugiados y hacer visible lo invisible en las estadísticas".

La artista destacó "el valor y firmeza" que ha encontrado en los refugiados con los que ha tratado. "Ojalá que no fuera necesaria la existencia de su organización --dijo a Gannushkina-- pero le doy las gracias por su trabajo".

Para Jolie, "se podrán solucionar los problemas de los refugiados si hacemos que encuentren un sitio que llamar hogar".

No hay comentarios