Última hora

Pobreza y violencia aumentan inmigración latinoamericana a Europa

Las penurias económicas y la violencia en sus países de origen han aumentado las cifras de inmigrantes latinoamericanos hacia Europa, particularmente en España, según un estudio publicado el martes por la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

El estudio, titulado "Migración de América Latina a Europa: Tendencias y Desafíos", señala que en los tres últimos años, el endurecimiento del régimen de visas para Estados Unidos, ha contribuido también a ese incremento en la inmigración latinoamericana a destinos europeos.

El caso de España merece una atención especial al ser el principal destino europeo de los latinoamericanos y donde aquellos que cuentan con permiso de residencia pasaron de ser 92,642 en 1995 a 514,485 el año pasado.

Aunque la colonia latinoamericana es la que más se acogió a las últimas campañas de regularización, los registros municipales españoles muestran que gran parte de los inmigrantes de esa región están aún en situación irregular.

El estudio precisa que el padrón municipal registraba a 390,000 ecuatorianos en 2003, mientras que las cifras oficiales del Ministerio del Interior sólo reflejaba 174,000 residentes en España ese mismo año.

Otros países europeos que han recibido recientemente flujos crecientes de inmigrantes desde América Latina han sido principalmente Italia y Portugal, mientras que el Reino Unido ha observado el incremento de la inmigración caribeña.

Según datos del Ministerio del Interior italiano, Perú es el país con más número de residentes seguido de Brasil, aunque en conjunto los latinoamericanos sólo representan el 8 por ciento de todos los extranjeros radicados en Italia.

A pesar del aumento de los flujos migratorios latinoamericanos y con la excepción de España, la investigación confirma que la presencia de ese colectivo es "relativamente pequeño con respecto a otros grupos de inmigrantes".

Un rasgo de la inmigración destacado por la OIM es su feminización: las mujeres representan más de la mitad de inmigrantes, a causa de la demanda de trabajadoras para el servicio doméstico, el cuidado de niños y ancianos, y el sector de hostelería.

El mismo informe destaca que la reciente tendencia al incremento en la proporción de varones, se debería al aumento de casos de reagrupación familiar. En España, la inmigración latinoamericana representa el 31 por ciento del total, a pesar de que Marruecos ocupa el primer lugar, seguido de Ecuador y Colombia, que han superado en número a los británicos, que por largo tiempo fueron el segundo grupo extranjero de residentes más importante.

Entre 1996 y 2003, ecuatorianos y colombianos fueron los colectivos que más crecieron, mientras que el número de argentinos se duplicó en los tres últimos años a causa de la crisis económica que golpeó su país.

A efectos de regularización, el cambio en la inmigración a España se refleja también en que, mientras en la campaña de 1996 los principales beneficiarios fueron marroquíes, seguidos de peruanos y chinos, en la posterior de 2001 son ecuatorianos y colombianos quienes ocupan los dos primeros lugares y desplazan a los ciudadanos de Marruecos a la tercera posición.

Asimismo, el acceso al empleo ha cambiado mucho con los años, pues a inicios de los noventa, al menos, el 26 por ciento de inmigrantes latinoamericanos obtenían puestos técnicos y profesionales, mientras que ahora una gran parte desempeña labores de baja calificación. [Fuente: El Sentinel]