Última hora

Pujol reitera que la inmigración plantea un problema de identidad, "se quiera o no"

Después de que el ex presidente de la Generalidad de Cataluña defendiera la convivencia entre los catalanes y los inmigrantes, pero "sin necesidad de llegar al mestizaje" porque "sería el final de Cataluña", Jordi Pujol ha reiterado que "la inmigración, se quiera o no, plantea un problema de identidad", y en consecuencia, "de democracia".

L D (EFE) Durante su intervención en el diálogo "Contribuyendo a la agenda global" del Fórum Barcelona 2004, ha remarcado que la globalización "amenaza" la identidad y la diversidad, aunque tiene puntos positivos porque puede ser "un revulsivo". Considera que lo mismo ocurre con las grandes migraciones, que a su juicio tienen aspectos positivos y negativos, pero siempre plantean un "problema de acción-reacción" y esto "se quiera o no se quiera, tiene consecuencias políticas".

Ante un auditorio en el que se encontraba en consejero delegado del Fórum, Jaume Pagés, Pujol ha criticado los discursos "que no son verdad, un problema que pasa aquí en el Fórum, donde una cosa son los discursos y otra la realidad". Para reforzar sus palabras, ha puesto como ejemplo al Gobierno sueco "súper progresista y súper todo, que ya ha dicho que no quiere inmigrantes polacos" porque la tasa de paro del país se sitúa entre un tres y un cuatro por ciento y no quiere que aumente más con la presencia de más inmigrantes, aunque estos procedan de países que ya forman parte de la UE, ha remarcado. "Todo el mundo es muy democrático, pero todos tienen el derecho a ser lo que uno quiere", ha sentenciado, antes de bromear sobre su condición de presidente de la sesión.

Pujol ha definido el fenómeno de la inmigración como "un problema, un reto, una amenaza, una oportunidad, una cosa que hay que tener en cuenta" porque "plantea grandes problemas".
Fuente: libertaddigital