Última hora

El 40,4% población inmigrante en España tiene entre 10 y 29 años

El 40,4% de la población inmigrante en España, que no proviene de la Unión Europea, tiene entre 10 y 29 años, frente al 27,2% de la población española en la misma franja de edad; así 845.966 extranjeros empadronados tienen entre 15 y 29 años y 123.398 tienen entre 10 y 14 años.

Estos datos se desprenden de un informe sobre 'Juventud e Inmigración', presentado hoy en Madrid y elaborado por la Asociación por una Sociedad para todas las edades (ASTE), con motivo del II Encuentro 'Juventud y Municipios', que tendrá lugar a finales de abril.

Según recoge el informe, la edad media de los inmigrantes regularizados de origen africano es de 28 años, mientras que la de los extranjeros europeos o americanos es de 32 años; además, los inmigrantes de entre 15 y 29 años representan el 8 por ciento del total de jóvenes españoles de estas edades, y esta cifra alcanza el 15 por ciento en CCAA como Madrid, Cataluña y Andalucía.

La directora general de Integración de los Inmigrantes, Estrella Rodríguez, quien presentó el seminario, explicó que el Plan Estratégico de Integración, que está en fase 'embrionaria' y sobre el que se buscará consenso, no desarrollará servicios específicos para los diferentes colectivos de inmigrantes, porque crearía 'guetos y fragmentación'.

Rodríguez recordó las líneas estratégicas de la política de inmigración: la lucha contra la inmigración clandestina, la ordenación de los flujos migratorios, la cooperación al desarrollo y la integración de la población inmigrante.

Según el informe de ASTE, una cuarta parte de los jóvenes inmigrantes comenzaron a trabajar antes de los 16 años, y responden más al perfil de trabajadores jóvenes, que al de estudiante, propio de los países desarrollados, que retrasa su incorporación al trabajo y su emancipación.

Los jóvenes inmigrantes ocupan el 'nivel más bajo' del mercado laboral: el 40 por ciento son trabajadores no cualificados, un 20 por ciento de los varones extranjeros que cotizan en la Seguridad Social, trabajan en la agricultura y otro 20 por ciento de las jóvenes inmigrantes son empleadas del hogar.

ASTE destaca que, en su mayoría, los jóvenes inmigrantes vienen a España a trabajar, y llevan pocos años en nuestro país, por lo que todavía no se puede hablar de inmigrantes de 'segunda generación'; sólo 12.200 alumnos inmigrantes estaban matriculados en formación profesional el curso pasado y otros 14.000 en la Universidad.

Esta asociación pidió a las instituciones que remueva los obstáculos, los estereotipos y las actitudes que promueven el rechazo de los inmigrantes, y recuerda que éstos son 'necesarios' para mantener el nivel de bienestar actual, y también que se aumenten los recursos para asegurar la sanidad y la educación para todos los ciudadanos.

ASTE apostó por la promoción de una sociedad cuyos valores y comportamientos estén basados en la tolerancia, la interculturalidad y en antirracismo, y que promueva la integración social, ya que subraya, 'los inmigrantes son ciudadanos con los mismos derechos y deberes que los españoles'.

Terra Actualidad - EFE