Última hora

El Gobierno concedió papeles en Asturias a casi 9.500 inmigrantes en el 2006

DATOS OFRECIDOS POR DELEGACION DE GOBIERNO

El 30% de los papeles tramitados en la región fueron para ecuatorianos. Trevín asegura que en Asturias no hay denuncias por racismo o xenofobia

22/03/2007

Los extranjeros suponen entre el 2 y 3% de la población que reside en Asturias. De ellos, 9.356 no comunitarios ya tienen permiso de residencia y trabajo desde el año pasado. Los datos los facilitó ayer el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, con motivo del Día Internacional del Racismo y la Xenofobia, que matizó que "aunque Asturias sigue siendo una comunidad con un bajo número de inmigrantes el crecimiento de los permisos se sitúa cinco puntos por encima de la media desde hace dos años".

La mayor parte de los papeles tramitados en la región correspondieron a ciudadanos ecuatorianos (2.719), colectivo al que siguieron los colombianos (1.382), dominicanos (568), marroquíes (739) y argentinos (384). Y por lugar de residencia, casi la mitad se tramitaron desde Oviedo (4.077), mientras que a Gijón correspondieron 2.487, a Avilés, 503 y a Llanes, 110 permisos.

Además, el delegado de Gobierno comentó que, por el momento, en Asturias "no se han registrado" denuncias por racismo o xenofobia y solo han tenido constancia de pintadas racistas. En esos casos, los agentes de la Policía Nacional son la encargada de investigar quien está detrás de estos hechos. Y para que esto siga así, Trevín dijo que "es básico crear en la sociedad una conciencia de rechazo radical a la xenofobia y el racismo" y es preciso "estar vigilantes ante este fenómeno imparable" de la inmigración, que genera nuevas demandas en el ámbito del bienestar, la salud, la educación, la vivienda o la cultura.

Por eso entiende que la actuación de los sindicatos UGT, CCOO y USO --que ayer leyeron un comunicado conjunto en la sede de la Delegación de Gobierno-- es fundamental porque hacen falta "agitadores de la conciencia en el ámbito social" que favorezcan la resolución de problemas novedosos que hay que afrontar para garantizar la cohesión social.

Este manifiesto, que Antonio Trevín se comprometió a trasladar ayer mismo al Ministerio de Trabajo, condena cualquier acto "discriminatorio, racista o xenófobo" y plantea la necesidad de luchar contra el tráfico de seres humanos que tratan de "escapar del hambre y la pobreza".

Para estas centrales sindicales se empieza a notar ya una "ciudadanía diversa" en el Principado con la que hay que construir una sociedad "plural y cohesionada", situación en la que es "fundamental la integración laboral en igual de condiciones". Advierten también de que actualmente "falla estrepitosamente" el seguimiento de las contrataciones hechas en origen, que faltan viviendas dignas y asequibles y que no hay una planificación escolar que evite guetos. Y defienden que "la educación es la base de la eliminación del racismo y de la xenofobia" y debe orientarse a fomentar la cooperación entre los pueblos y promover el interés por otras culturas.[lavozdeasturias]

No hay comentarios