Última hora

Ilegales se empadronan en España desde sus países de origen para usar nuestros servicios sanitarios

La descoordinación y despreocupación de los ayuntamientos llega al extremo de negar los datos del padrón a los cuerpos de seguridad del estado, no solo a los encargados del área de extranjería, sino también a las unidades encargadas de investigar casos de terrorismo y delincuencia organizada

Sabíamos que el grado de permisividad con la inmigración ilegal en España había llegado a consentir que en una misma vivienda figurasen empadronados decenas y decenas de inmigrantes sin ningún tipo de control. Pese a que con motivo de las regularizaciones masivas efectuadas por Caldera se alzaron voces pidiendo una revisión de la Ley de empadronamiento para que fijase un límite en el número de personas empadronadas en una misma vivienda, para evitar fraudes y el fenómeno de los pisos patera, en el que decenas de ilegales se hacinan pagando su estancia por horas, nada se ha hecho al respecto.

Ahora, en otra muestra más del descontrol que caracteriza a nuestro país en materia de inmigración, la Policía Nacional ha detectado que muchos ayuntamientos a la hora de inscribir en el padrón municipal a inmigrantes no se preocupan en comprobar, no solo si son residentes legales o ilegales, sino algo tan elemental como si efectivamente son quienes dicen ser y si residen efectivamente en algún domicilio del termino municipal.
Estas facilidades son aprovechadas según diversos sindicatos policiales, preferentemente por magrebíes, para empadronarse y obtener tarjetas sanitarias españolas sin haber pisado jamás territorio español. Según los agentes, algunas de estas personas usan la documentación así obtenida bien para establecerse en nuestro país o simplemente para utilizar el sistema sanitario español cuando les conviene.

La descoordinación y despreocupación de los ayuntamientos llega al extremo de negar los datos del padrón a los cuerpos de seguridad del estado, no solo a los encargados del área de extranjería, sino también a las unidades encargadas de investigar casos de terrorismo y delincuencia organizada, amparándose la ley de Protección de Datos. Los grupos delictivos que negocian con la inmigración irregular han averiguado que no existe conexión entre la policía y los registros municipales y se están aprovechando de ello para hacer un negocio del que se desconoce su dimensión.

La policía ha detectado dos métodos para lograr empadronarse a distancia y hacerse con una tarjeta sanitaria española. Uno de ellos, por el que se pagan hasta 8.000 euros a los intermediarios que consiguen los papeles, consiste, a grandes rasgos, en que el magrebí que desea estos documentos envía su pasaporte por correo a un compatriota residente en España, que es quien le suplanta y le empadrona. A continuación, tramita la tarjeta sanitaria y finalmente devuelve por correo la documentación a su titular. De esta forma, un extranjero que nunca ha estado en España consta como empadronado, logra que corra el tiempo a su favor para su regularización y si viaja a la Península puede mostrar en la frontera documentos que certifican que ya tiene domicilio en España
El otro supuesto, que demuestra hasta que punto ha llegado la negligencia y permisividad de nuestras autoridades, se da entre marroquíes y argelinos de buena posición social, tales como funcionarios, militares, profesores, propietarios de negocios medianos, taxistas, etcétera. En este caso, los interesados obtienen un visado turístico de los consulados de España o Francia en sus países de origen. Con la visa viajan hasta aquí y se instalan en zonas turísticas. La policía cita como ejemplo Benidorm. Entonces se empadronan y tramitan su correspondiente tarjeta sanitaria.

minutodigital.com

5 comentarios

74 dijo...

Cada uno en su casa y dios en la de todos...no nos preocupa que haya extranjeron en españa siempre que sean civicos y estén preparados para desempeñar un oficio eficientemente, lo que nos preocupa es que nos invadan los inmigrantes analfabetos e irrespetuosos que están llegando de paises sudamericanos y rumanos además de la violencia e inseguridad que traen consigo. Lo más grave es que estos personajes vienen a aprovecharse del esfuerzo de los trabajadores españoles; exigen todo y no dan nada a cambio. Sudamericanos: los racistas no somos nosotros, sois vosotros. ¿os creeis mejores? ¿por qué nos atracais? ¿por qué vais haciendo "eses" por la calle? ¿por qué no nos respetais? ¿por qué escupís en nuestras calles? ¿no sabeis arreglar las cosas sin necesidad de sacar la navaja? ¿por qué siempre vais en grupitos, os da miedo estar solos o es que asi os sentís más gallitos? ¿cómo podeis escuchar 24 horas al día esa música rayante que siempre emplea los mismos acordes? ¿cómo podeis ser tan "fantasmas", que os comprais un cochazo si el poco dinero que teneis solo lo sacais de actividades ilegales?
sabemos que odiais a los españoles, nosotros también os odiamos a vosotros asi que ya sabeis donde está el aeropuerto: FUERA

Anónimo dijo...

La culpa la tenemos nosotros, no me cabe la menor duda.

Si ponemos la mano se tomarán el brazo entero. Pero los que ponemos la mano somos NOSOTROS!!!

Si la mano la pusiésemos para soltar una buena ostia ... Y luego que llorasen, no te jode.

Anónimo dijo...

Parece que mas de 500 años de dominación extranjera en América Latina han dado sus frutos (primero con la conquista y después con las empresas). Ustedes que piensan, que la conquista fue muy distinta ? que han traído civilización ? ... por favor, han traído pestes, violaron a las "salvajes", asesinaron a sus hombre, han cargado todo el oro y plata que pudieron en sus pestilentes barquitos pensando que habían llegado a las indias.
Además, las personas que han inmigrado de España, Italia y Polonia cuando "se morían de hambre" en Europa en los principios del 1900 no eran precisamente ingenieros o abogados, para decirlo en sus términos y que los entiendan eran españoles cuadrados, tanos brutos y polacos sucios, por supuesto que esta distinción "clasista" la han fomentado los mismos inmigrantes que, creyéndose superiores por tener pelo rubio u ojos celestes, se olvidaban que lo único que trajeron fue una mesa cargando en la espalda, un par zapatos agujereados, una plato vació de comida y hambre.
Y ahora se quejan porque algunos defecan o escupen en sus calles?; o escuchan música que tiene dos acordes?, por dios !!!
Les guste o no, es lo que hay, y esto recién empieza si siguen escribiendo puñeteros comentarios detrás de un ordenador echando panza.
Porque no los educan y les enseñan a ser españoles "civilizados" mejor ? ... cabrones puñeteros.

Anónimo dijo...

MI NOMBRE ES LAURA VIVO EN REPUBLICA DOMINICANA.
EL COMPAÑERO TIENE TODA LA RAZON POR USTEDES SER TAN ARAGANES LES ESTA PASANDO ESTO YA LO QUE LES QUEDA ES EDUCAR,CIVILIZAR,Y TRATAR DE MEJORAR LA EDUCACION DE ESAS PERSONA POR QUE YA ESTAN AYA Y LA IMIGRACION NO ES UN PROBLEMA SUYO SOLO SINO DEL MUNDO ENTERO

Anónimo dijo...

Nadie es siempre bueno ni siempre malo. Acusar genéricamente a los españoles del siglo XVI que llegaron a América de ser sólo "conquistadores" es como afirmar que todos los inmigrantes que llegan a España son delicuentes. Tal vez (y desde mi punto de vista, lamentablemente), se debería aplicar con más frecuencia el "haz lo que vieres allí donde fueres", por supuesto sin perder la propia identidad. Tampoco es tolerable, que cada vez que alguien nos llame la atención, le acusemos de racismo. Al final todo se reduce a consensuar unas normas y a cumplirlas y hacer que se cumplan. Sin unas "reglas de juego", el mismo es imposible.