Última hora

Uno de cada cinco inmigrantes afincados en la región vive en el Occidente

La inmigración en España es un fenómeno que tiene más de imágenes que de cifras y el caso asturiano no es una excepción: menos del tres por ciento de la población censada en Asturias a finales de 2006 es de origen extranjero. De estos, apenas uno de cada cinco reside en la comarca occidental de la comunidad. Así, el número de inmigrantes inscritos en los padrones municipales de los concejos del Occidente a 31 de diciembre del año pasado era de 1.418 personas.


El perfil del inmigrante que reside en los concejos del Occidente no difiere mucho del que se ha instalado en Asturias. La mayoría de ellos son varones, con edades comprendidas entre los 15 y los 64 años de edad. La diferencia más notable entre la comarca y el resto de la región estriba en la menor presencia de mujeres. Mientras que en el Principado hay inscritas en los padrones municipales 2.386 mujeres más que hombres, en los municipios occidentales hay 38 varones más que féminas.


Por segmentos de edad, el 87,16% de los inmigrantes afincados en Occidente está en edad de trabajar, característica compartida por el resto de la región. En cuanto a los mayores de 64 años, apenas son 1.000 los censados en toda la comunidad autónoma. Los hijos de inmigrantes, menores de 14 años, suponen una cifra en constante aumento. No obstante, en el Occidente sólo está registrado un 3% de los menores migrantes.
Estos tramos de edad hacen sobresalir determinados municipios, ya que la población menor o mayor de la edad laboral está muy concentrada territorialmente. Así, Tapia de Casariego destaca por concentrar en el municipio al 16,4% de los menores de 14 años que hay en el Occidente, mientras que en Valdés se reúne casi el 26% de los inmigrantes mayores de 64 años censados en la comarca. Tineo, por su parte, acoge al 15,3% de las mujeres menores censadas en los municipios occidentales.


Nacionalidades
En cuanto al origen de estos trabajadores extranjeros, la mayoría procede de América Latina, sobre todo las mujeres, de origen brasileño, colombiano o peruano en muchos casos.
Sin embargo, la nacionalidad foránea más frecuente en el Occidente es la rumana. Sólo en Valdés, entre sus 173 inmigrantes empadronados, hay censados 66 rumanos. Por su parte, en el concejo Tineo, cuyo centro de servicios sociales trabaja a día de hoy con 300 inmigrantes, 70 de ellos son también originales de Rumanía y otra cifra igual procede de Marruecos. Desde el centro de servicios sociales del Ayuntamiento tinetense explicaron que la presencia de personas de origen rumano es tan destacable porque «estas personas vienen huyendo de las mafias», organizaciones demasiado presentes en este país europeo. Fuente: elcomerciodigital

No hay comentarios