Última hora

Unir a los inmigrantes y a los refugiados para convertirnos en ciudadanos con plenos derechos


Queridos compañeros/as y amigos/as:

En primer lugar debemos señalar que el año 2008, estuvo marcado por el inicio de la crisis económica que hoy golpea a más de tres millones quinientas mil personas, y cuya proyección negativa para fines de 2009, señala un paro de más de 4 millones y medio de parados. De esos una gran parte son inmigrantes. Como antecedentes para describir la situación: a finales de 2008, el número de inmigrantes del que daba cuenta el Ministerio de Trabajo e Inmigración era 4.275.000 personas. La población extranjera afiliada a la Seguridad Social es de 2.1 millones. Los inmigrantes representamos una población activa de más de 3,5 millones de personas. Y el número de parados registrados entre esa población ha aumentado hasta las 623.000 personas en el último año. Su tasa de paro supera el 17%, lo que significa que se ha elevado en el último año un 64%, y supone el 30% del aumento total (241.100 desempleados más)* Informe M. del trabajo e Inmigración.

Esta realidad objetiva, la de una crisis económica creciente, además va gatillando en la propia sociedad española, reacciones que muy bien dirigidas desde los poderes del estado, han apuntado a criminalizar y hacernos responsables de esta situación, cuando en verdad somos las principales victimas de esta.

Y con ese criterio político se apoya en Junio de 2008 desde el gobierno, la Directiva de la vergüenza, que permite detener y encarcelar a aquellos indocumentados que solo intentan construir una vida mejor. Se les aplicará en Europa periodos de confinamiento hasta por 18 meses, y en el caso de España aumentarán de 40 a 60 los días de prisión en las cárceles para extranjeros, mal llamados Centros de internamientos (CIES).

En esa línea de culpabilización desde el Ministerio del Trabajo, se ha impulsado diversos mensajes, entre ellos el llamado al "retorno", que mentalizó en la población el que sobran inmigrantes, y que ya esta sociedad del bienestar no alcanza para todos. Esta forma de ver a las personas, en que nos transforman en trabajadores desechables, de acuerdo a lo que necesita el capital, ha ido calando fuertemente en la población y la xenofobia y el racismo empiezan a campear por toda España.

Entonces hemos pasado a ser los malos de la película, los que estamos ocupando y quitando los puestos de trabajo a los españoles, les quitamos sus accesos a la salud, a la educación, y además somos los que mayores delitos cometemos. Entonces sobramos, tenemos que irnos si o si hasta que en 3 años mejoren las cosas. Ese ha sido el mensaje ideológico que viene desde el estado, tanto del Gobierno de la Nación como desde la oposición

Y que pasa mientras tanto con los verdaderos responsables de esta crisis. Que hace el gobierno en esa dirección, le inyecta miles y miles de euros a la banca, para que tapen los hoyos producidos por su afán especulativo y usurero. Y esos banqueros que ayer y hoy han ganado dinero a manos llenas, siguen ahora apropiándose de las casas que los inmigrantes en el paro no pueden costear. Siguen especulando con el aval del estado. Esa es la realidad¡¡

Pero el estado no solo se ha quedado en sus mensajes ideológico, en contra de la inmigración, sino que además ha colocado a su fuerza policial en claras tareas represivas. No es casual el que se haya descubierto las instrucciones que tenía la policía nacional, destinadas a detener cupos de inmigrantes., Esto es categórico obedece a una política represiva estatal, la cual ya hace varios meses veníamos denunciando. Y al día de hoy a pesar de las promesas del gobierno, se continúan con estas prácticas represivas y además xenófobas.

El objetivo es infundir el miedo en los inmigrantes, hacerle la vida imposible, y esto ojo, no solo es para los indocumentados, sino que apunta a todos los inmigrantes y los mas afectados son aquellos, que por su color de piel o raza lo hacen blanco fácil de estas detenciones.

No se puede andar tranquilo por las calles, en los metros, menos en las discotecas o lugares de ocio, si hasta en la entrada de los colegios han actuado. Y a pesar de que se han exigido responsables sobre esta actuación, hasta hora ningún personero del gobierno o de la policía se ha hecho cargo de haber dado esas instrucciones. Y solo nos han abierto la opción de denunciar estas redadas o razzias, que supuestamente serán sancionadas al descubrirse estos ilícitos, luego de sus investigaciones internas. De todas formas se nos abre en esta dirección, la posibilidad de ejercer un control ciudadano al actuar de la policía, para al menos regular su proceder y acabar con estos excesos. Hemos abierto un teléfono conjunto con el periódico Latino en Madrid, para canalizar estas denuncias. Y hasta ahora son varios los lugares que hemos señalado a la delegada del gobierno. Pero lo de fondo es que este miedo que se esta inoculando al inmigrante, el temor a la policía va abriendo una brecha, en la cual este va progresivamente perdiendo el respeto a la autoridad y de continuar estas situaciones abusivas se pueden derivar en actos de desobediencia civil, en esto especial atención hay que prestar a los jóvenes que por si son más susceptibles ha rebelarse ante las injusticias. De allí radica la preocupación que le hemos hecho ver a las autoridades, en el sentido que coloquen esfuerzos serios en frenar estas olas represivas que están dañando la necesaria convivencia entre los ciudadanos de este país.

INICIATIVAS LEGALES DEL GOBIERNO

1. NUEVA LEY DE ASILO

Luego, también el gobierno se encuentra impulsando 2 iniciativas legislativas destinadas a recortar derechos a las personas extranjeras.

La primera de ellas es acabar en los hechos, con el derecho al asilo político.

En 2008, el número de solicitantes de asilo en España se redujo un 41,08%: de los 7.664 de 2007 se pasó a 4.516, la cifra más baja desde 1989. Y sólo el 2,91% de los solicitantes obtuvo el estatuto de refugiado, 151 personas, la cifra más exigua desde 1995.

Pero no solo son los actuales obstáculos, que los solicitantes de asilo tienen para ser reconocidos como refugiados, sino que además este funesto proyecto de ley consolida dichas trabas, porque debilita el derecho a la asistencia letrada, refuerza los conceptos de país de origen y de tránsito seguro, excluye la posibilidad de solicitar asilo por parte de los ciudadanos de países de la Unión Europea (lo que vulnera de forma directa la Convención de Ginebra).

En la practica desaparece la posibilidad de solicitar asilo en España, desde alguna embajada o consulado, una medida injustificada y de especial gravedad en el actual contexto de conflictos y guerras en el mundo

Por otra parte , se devalúa el papel de ACNUR en el procedimiento de asilo en frontera, ya que su informe favorable a la admisión dejaría de ser garantía para la suspensión del retorno forzado, y a partir de ahora sería necesario una resolución judicial en este sentido.

Finalmente se avanza en un entramado de procedimientos de inadmisión o abreviados que, en lugar de reforzar el estudio de los casos, incrementa las opciones de la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior, para descartar peticiones de protección internacional sin una valoración suficiente y justa. Esa es la propuesta de ley que se esta promoviendo en el Congreso de los diputados, y la cual FERINE rechaza plenamente y exige su retiro inmediato. Así se lo haremos ver a los parlamentarios el próximo 20 de Marzo, en nuestra comparecencia junto a CEAR, Amnistía Internacional y otras organizaciones defensoras de los DD.HH. Creemos que es hora de movilizarse, para que el derecho al asilo NO se termine y que se evite que esta maraña legal, deje desprotegido a miles de seres humanos que sobreviven en medio de guerras y conflictos por todo el mundo.

2. REFORMA DE LA LEY DE EXTRANJERIA.

El anteproyecto de ley presentado por el gobierno al Congreso de los diputados, contienen unos serios cercenamiento en los derechos de los trabajadores inmigrantes y sus familias, lo que se inscriben en esta lógica gubernamental que la sociedad del bienestar no alcanza para todos, y que en época de crisis hay que recortar derechos.

Pues bien, bajo la excusa de adecuar la legislación española a la legislación europea, entre ellas la aplicación de la directiva de la vergüenza (retorno), así como la imposición que hace el tribunal constitucional, en orden a recuperar los derechos de asociación y reunión a los indocumentados, que en su tiempo el gobierno de Aznar los conculcó. Es en ese marco que pretende recortar derechos a la reagrupación familiar, terminar con el arraigo social a través de ajustar los contratos a las necesidades del catalogo de difícil cobertura. Así como aumentar los días de cárcel a los indocumentados a un tope inicial de 60 días. Pero este engendro legal no solo afectará a los inmigrantes sino que también perjudicará a los españoles ya que se pretende criminalizar y castigar la solidaridad. Con esto el Estado español, según señala la declaración de la "plataforma salvemos hospitalidad" "pierde toda legitimidad ético-jurídica cuando legisla contra el contenido esencial de los Derechos Humanos, despoja de todo tipo de ayuda material a las personas en situación irregular y pretende intimidar con graves sanciones a quienes ejerzan la hospitalidad y el cuidado del otro". El objetivo de este anteproyecto es atemorizar con importantes multas a los ciudadanos españoles, o extranjeros con papeles, para que nieguen toda forma de ayuda las personas en situación irregular. Que ésta se quede en la calle, sin comida, sin dinero, para que mediante esta situación de precariedad absoluta, vuelva a su país. Se busca convertir un principio social, el de la solidaridad, en un delito. Esta concepción reaccionaria, represiva y coartadora de derechos nos abre la posibilidad de crear un amplio movimiento contra ella. Partiendo por aquellos/a españoles que entienden que la solidaridad humana es fundamental, debemos trabajar hacia iglesias, organización de DD.HH y otras, hasta hacer abortar este engendro legal.

Los días, meses y quizás años venideros se ven muy oscuros. La crisis económica, la represión policial, las medidas legislativas, son elementos que marcaran lo mediato y que dependerá de la capacidad que tengamos de crecer en organizaciones, en generar alianzas amplias incluso mas allá de la REDI, de trabajar transversalmente, para que en conjunto con amplios sectores del pueblo español, podamos empujar las cosas de tal manera que se salga de la crisis, y se recuperen los niveles de empleo y calidad de vida gravemente lesionada por esta actual crisis capitalista. Habrá que trabajar duro para construir una salida profunda a esta, y donde los inmigrantes y refugiados tengan el respeto y el trato digno que en tanto seres humanos, en tanto personas nos merecemos.

Para finalizar, señalar que el proceso que estamos viviendo es duro y difícil, y tenemos que apelar al coraje y a la decisión para sortear todos los obstáculos, que enfrentamos en esta tarea hermosa de integrarnos en esta sociedad, la cual con nuestro aporte queremos mejorar. Tenemos que irnos con un mensaje de esperanza y fe en nuestras capacidades. Juntos y unidos podemos cambiar para mejorar, el mal momento que estamos viviendo.

"Yo estoy errante, vivo la angustia de estar lejos del preso y de la flor, del hombre y de la tierra, pero tú lucharas para cambiar la vida"

Pablo Neruda

Víctor Sáez es Presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados en España (FERINE). www.fferine.org

No hay comentarios