Última hora

La inmigración ha evitado el colapso

Carlos Gómez Gil es director del Observatorio Permanente de la Inmigración de la Universidad de Alicante. Este sociólogo es uno de los investigadores que mayor atención ha dedicado a las cuestiones demográficas y de inmigración.

Pregunta. ¿Cómo evolucionará la inmigración con la crisis?

Respuesta. La inmigración ha sido el fenómeno demográfico más relevante en muchas décadas y un factor decisivo por su contribución económica, social, laboral e incluso urbanística y fiscal. Por vez primera se están produciendo situaciones de irregularidad sobrevenida. Inmigrantes que pierden sus permisos y pasan a la irregularidad porque no pueden obtener un contrato de trabajo o porque la empresa que los tenía contratados cierra. Otros regresarán a sus países. Se produce, por tanto, un enfriamiento demográfico de la inmigración, un paso a la irregularidad en muchos de ellos, y situaciones novedosas de pobreza estructural que se están cebando sobre la población inmigrante.

P. ¿Los inmigrantes han elevado la tasa de natalidad?

R. Los inmigrantes han sido absolutamente determinantes en términos demográficos en esta comunidad, hasta el punto que de cada 100 nuevas altas padronales en la última década, 85 provenían de la inmigración. De esta forma, la inmigración ha impedido un colapso demográfico generalizado, amortiguado tanto por la vía de la llegada de nuevos habitantes como por el hecho de que la natalidad se ha elevado gracias a la inmigración.

P ¿La inmigración es gravosa?

R. De ninguna manera.

P. ¿Existe una política demográfica definida en el Consell?

R. No solo no ha existido esta política, sino que ha habido un marcado cinismo. Se oculta que ha sido la inmigración el factor demográfico clave en la Comunidad Valenciana, al tiempo que se ha abandonado a los inmigrantes, en muchos casos, a su suerte. Los procesos demográficos no se regulan por decreto ley, sino que son el producto de factores sociales, económicos, laborales y residenciales muy complejos sobre los cuales tampoco el Consell ha intervenido, como es el caso de la política de vivienda, abandonada a la especulación privada.

No hay comentarios