Última hora

Padres a sueldo

Oviedo,
Elena FERNÁNDEZ-PELLO
Evitar, siempre que sea posible, que los niños tutelados por la Administración permanezcan durante largos períodos de tiempo ingresados en centros de menores. Éste es el objetivo del Instituto Asturiano de Atención Social a la Infancia, Familia y Adolescencia, cuya apuesta consiste en «desinstitucionalizar» el sistema de protección de menores. Dicho de forma coloquial, «sería bueno contar con una bolsa de familias acogedoras profesionales. Es un programa que quiero poner en marcha. Esas familias recibirían formación específica y un salario por ocuparse de cuidar a los niños», explica Gloria Fernández, directora del Instituto.
«Lo mejor para los niños es crecer en una familia. Que lo hagan en la propia es nuestro empeño más inmediato, aunque no siempre es posible», reconoce la responsable del sistema de protección a la infancia en Asturias. Cuando la propia familia no puede hacerse cargo del niño, el ingreso en un centro puede evitarse con las familias de acogida, que lo cuidan desinteresadamente en su propio hogar. Gloria Fernández quiere seguir por ese camino y va aún más lejos, hacia la profesionalización de la acogida familiar, con formación y sueldo incluido para quien asuma el cuidado de un menor.
Una figura similar a la que Gloria Fernández quiere implantar en Asturias aparece en el anteproyecto de la ley catalana de infancia. Allí se habla de «unidades convivenciales profesionalizadas». En ellas, al menos uno de los progenitores tiene formación específica en algún ámbito sanitario o educativo. Los niños que viven con ellos tienen dificultades añadidas a su situación de desamparo, ya sea porque se trata de grupos de hermanos de difícil acomodo o porque padecen alguna discapacidad física o psíquica. Esas familias ofrecen a esos niños una atención profesional y reciben un salario por ello.
A mediados de esta semana, en los centros de menores del Principado permanecían ingresados 439 menores. Otros 602, también bajo la tutela de la Administración, están viviendo con su familia extensa (abuelos, hermanos, tíos...). «Ésa es la medida estrella del sistema de protección», indica la responsable regional de Infancia. «La permanencia en un entorno familiar es lo que prima en toda Europa. Nuestro sistema de protección a la Infancia está anticuado», observa.
«Sería estupendo que el ingreso en los centros de menores fuera algo excepcional», declara Gloria Fernández. A su juicio, un entorno familiar es más beneficioso para los niños, una consideración que no le impide defender a ultranza la red de centros asturiana. «Ya no tenemos las instituciones de antes, orfanatos, sino centros con un nivel de calidad muy alto, de pequeñas dimensiones, pisos de entre seis y ocho plazas y con profesionales muy cualificados y comprometidos», puntualiza. Muchos de los niños que han pasado por esas instituciones, hoy adultos, siguen manteniendo la vinculación con ellos y sus trabajadores. La directora de Infancia relata que en una de sus visitas a un centro de menores se encontró con un antiguo residente, ya adulto, y con una familia propia, que los domingos va a comer allí con su mujer y sus hijos.
Lejos de desaparecer, la red asturiana de centros de menores se amplía para adaptarse a nuevas realidades. La apertura en Oviedo de una residencia para menores extranjeros no acompañados es inminente, y el año próximo está anunciado un centro para menores con problemas de conducta, ya sea por consumo de drogas, agresividad, dificultades de socialización o incapacidad para aceptar normas. «A día de hoy tenemos identificados 12 menores susceptibles de ingresar en él», indica Fernández. En la actualidad, Asturias sólo dispone de una institución para adolescentes con esos perfiles, el centro especial de Miraflores, en Noreña. «Estos niños necesitan cierto tipo de contención», argumenta la responsable de Infancia, quien detalla que «en los centros especiales la puerta está cerrada, hay seguridad las 24 horas, un régimen interno más estricto, están más normativizados y puede haber separación del niño del resto del grupo». Todo ello, subraya Gloria Fernández, con conocimiento de la Fiscalía.

No hay comentarios