Última hora

La Ley de Memoria Histórica dará la nacionalidad a 300.000 inmigrantes totalmente desvinculados de España

El único requisito era ser descendiente de “exiliado” republicano. Sus nietos e hijos, aunque jamás han puesto un pie en España y se han criado plenamente inmersos en otra cultura, serán españoles por memoria histórica. En los primeros cinco meses del año se han presentado 67.000 expedientes, de los cuales ya se han aprobado 26.000. Sólo 2.180 expedientes han sido denegados o bien por falta de algún documento o, incluso, porque el solicitante no es ni hijo, ni nieto de español, o porque su familia emigró fuera del periodo que contempla la ley. La mayoría de los solicitantes de nacionalidad española han nacido en Cuba, Argentina, Uruguay y Venezuela. El 96% procede de América Latina y únicamente el 4% de Europa y resto del mundo. Naturalmente la situación económica pesa en la absoluta mayoría de los casos bastante más que cualquier vinculo sentimental con España o vindicación de sus ancestros.

El gobierno español prevé otorgar la nacionalidad a entre 250 mil y 300 mil personas en dos años, según estimaciones presentadas en el marco del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. El secretario de Estado español para Asuntos Consulares y Migratorios, Francisco Javier Elorzalos explicó que consulados españoles están recibiendo un promedio de “13.000 solicitudes mensuales, que teniendo en cuenta el bajo porcentaje de denegaciones, de un 10%, estamos en torno a las 120.000 solicitudes anuales”. Con estos datos sobre la mesa, el gobierno prevé entregar entres 250.000 y 300.000 pasaportes españoles a finales de 2010.

Sin embargo la crisis económica que sufre España está frenando el número de solicitudes. Un estudio que España encargó a una universidad argentina había calculado que medio millón de personas se beneficiarían solo allí, a lo que además habría que sumar las cifras de México, por lo que el PSOE calculaba que podría haber más de 1,5 millones de posibles beneficiarios. Es decir 1,5 millones más de inmigrantes. De momento, afortunadamente, esas desaforadas cifras se ha reducido ostensiblemente, aunque la progresión actual no sea nada desdeñable.

No hay comentarios