Última hora

La policía teme el efecto del "cambio climático"


Público.es -

El cambio climático no sólo interesa a los científicos. También preocupa a la policía, que lo considera la posible causa principal de una nueva oleada de inmigración clandestina que, según sus previsiones, se va a producir en España en los próximos diez años. Así aparece reflejado en recientes análisis sobre eficacia policial encargados por el director general de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Velázquez, y a los que ha tenido acceso Público.

Según dichos documentos, las fuerzas de seguridad están convencidas de que, desde ahora y hasta el año 2020, el cambio climático va a provocar un importante flujo migratorio irregular hacia España procedente del sur de África. También creen que agravará el que ya se está produciendo por motivos económicos desde el norte de este mismo continente, Asia y Latinoamérica.
Periferia y cascos antiguos
Los expertos policiales, que llegan a hablar de "crisis ecológica", consideran que el incremento de la población de sin papeles en España se concentrará sobre todo en la periferia y en los cascos antiguos de las ciudades, hasta crear allí nuevos problemas de seguridad.
En concreto, los análisis que obran en poder de Velázquez, apuntan a que dicho repunte de la inmigración clandestina "facilitará" un crecimiento del terrorismo islámico, así como la llegada de nuevas modalidades de crimen organizado. En este sentido, alerta de que la delincuencia ligada al tráfico de drogas puede provocar un aumento de los índices de violencia en las calles si antes no se consigue reducir la demanda de estupefacientes.

Los expertos policiales llegan a hablar de una "crisis ecológica"


Y todo ello a pesar de que los propios mandos policiales han terminado el año haciendo alarde de un elevado número de detenciones de sin papeles por aplicación de la Ley de Extranjería. Los informes en poder de este diario hablan de un incremento superior al 20% de los arrestos respecto a 2008, aunque aseguran que este aumento no ha sido fruto de redadas indiscriminadas, como vienen denunciando distintas ONG.

Los analistas policiales recalcan en sus textos que esta cifra es sólo fruto de aplicar como prioridad la captura de aquellos inmigrantes autores de delitos, como en su día defendió Interior.

Ciberpreocupación


La inmigración clandestina no es, sin embargo, la única preocupación de los responsables policiales en sus previsiones para el próximo decenio. También ocupa un lugar destacados la delincuencia a través de Internet. De hecho, la Policía considera altamente problable que los ciberdelitos se conviertan a medio plazo en el principal foco de actividades criminales, por lo que plantea la necesidad de reforzar las estructuras de prevención del delito para hacerles frente.

Llega, incluso, a analizar la necesidad de que ciertas funciones hasta ahora ejercidas por los cuerpos policiales, como es la protección de instalaciones, sean asumidas por las Fuerzas Armadas, como ya hicieran tras los atentados del 11-M. Una manera de liberar agentes para combatir la nueva delincuencia que viene.

No hay comentarios