Última hora

La Presidencia quiere regular la inmigración legal y las políticas de integración

La Cerca

Los responsables de Inmigración de la Unión Europea han sentado hoy las bases para la consecución de un “Pacto Europeo de Inmigración y Asilo” que defina los nuevos retos e instrumentos de una política comunitaria “equilibrada, abierta, generosa y firme” que apoye la integración de los inmigrantes legales y refuerce los controles en las fronteras para frenar la llegada de ilegales.

Así lo han explicado en conferencia de prensa al término de la sesión dedicada a Inmigración en el JAI de Toledo la secretaria de Estado española, Consuelo Rumí, y el vicepresidente de la Comisión Jacques Barrot.

“Queremos establecer un modelo comunitario que fomente la igualdad de oportunidades y la cohesión social”, ha subrayado Rumí tras apuntar la necesidad de aprovechar el Tratado de Lisboa para avanzar en esta materia y definir las prioridades y los mecanismos de puesta en marcha del Pacto de Estocolmo.

Así ha detallado la importancia que la Presidencia española quiere dar a la integración de los inmigrantes y la necesidad de apoyar con más determinación a los inmigrantes que se encuentran legalmente en la UE y se han visto afectados por la crisis económica.

Barrot ha coincidido en subrayar que “la integración es más difícil en tiempos de crisis, pero no debemos dejar de aprovechar esta oportunidad”.

En la reunión también se ha abordado la apuesta de la Presidencia de turno por impulsar la aprobación de un Plan de Acción para Menores no Acompañados que defina las políticas de prevención, protección y retorno seguro de estos a sus países de origen.

La secretaria de Estado ha defendido la necesidad de establecer un “reparto solidario de las cargas financieras” que originan los menores que llegan de manera ilegal y solos a Europa, un planteamiento en el que ha encontrado el apoyo de Barrot:

“La Comisión acompañará financieramente el Plan de Acción para Menores no acompañados”, ha subrayado.

El comisario ha destacado también la necesidad de definir e impulsar políticas de cooperación con los países de origen o tránsito de la inmigración ilegal, y la oportunidad de revisar el reglamento de Frontex para adaptarlo a las nuevas necesidades y dotarlo de los medios necesarios para cumplir con su importante tarea.

No hay comentarios