Última hora

La crisis sube el rechazo a los inmigrantes y la demanda de leyes más duras

La actual crisis ha elevado el rechazo de la población española hacia los inmigrantes, cuyo número considera "excesivo", y ha acrecentado su demanda de políticas migratorias más restrictivas
Se consolida una imagen negativa asociada al deterioro de las condiciones laborales 
El informe 'Evolución del racismo y la xenofobia en España (2009)', elaborado por el Observatorio del Racismo del Ministerio de Trabajo e Inmigración, refleja en 400 páginas el avance de la menor receptividad ante el foráneo y la consolidación de una imagen negativa que es asociada al aumento del paro, que afecta en España a 4.130.625 personas en total, según el dato hecho público este martes.

Pese a que en la actualidad llegan menos inmigrantes a España, debido al nuevo escenario laboral y a un mayor control en las fronteras, la transigencia con el extranjero se hace depender cada vez más de las necesidades laborales y de su capacidad de integrarse, según las 2.800 respuestas de la encuesta anual del Observatorio, que se realiza desde 2005.

El requisito de adaptación se antepone incluso al empleo para permitir el acceso al país y, aunque la población autóctona aprecia la riqueza cultural que trae la inmigración (incluso más que la económica), no ocurre así con la religiosa (la más desaprobada). Se admite que los inmigrantes mantengan su cultura y costumbres, pero con la condición de que se avengan a las normas legales y sociales que configuran la vida en la sociedad española.

El 37% de los encuestados son reacios a la inmigración 
El análisis concluye que el 37% de los encuestados son reacios a la inmigración, el 33% tolerantes y el 30% ambivalentes. Respecto a si las leyes que regulan la entrada y permanencia de extranjeros son laxas o restrictivas, el 42% opina que son "demasiado tolerantes" -un porcentaje superior a años anteriores-, frente a sólo un 5% que las cree "más bien duras".

Además, el 39% de los encuestados opina "muy aceptable" que "se expulse del país a los inmigrantes legalmente instalados que cometan cualquier delito", y un 29% lo valoran "bastante aceptable". Esto último supondría un ascenso del acuerdo en dieciocho puntos respecto a 2005.

Por otro lado, en la última encuesta del Observatorio baja la opinión a favor de la concesión de la generalidad de derechos sociales sobre los que se pregunta. En el caso del cobro del subsidio si se quedan parados y la obtención de la nacionalidad española la opinión favorable baja apenas dos puntos porcentuales respecto al año anterior.

Desciende el apoyo del derecho que tienen los inmigrantes de traer a su familiaSin embargo, es mayor el descenso en la opinión a favor en el caso de los derechos a traer a su familia y a votar en las elecciones municipales. En el primero, el descenso alcanza los seis puntos porcentuales; en el segundo, siete puntos. Del conjunto de derechos, son los relacionados con el sufragio los que siguen suscitando menor aprobación por parte de los españoles, seguido de la reunificación familiar (que pasa del 86% de aprobación en 2007 al 80%).

A la pregunta de si hay un grupo de inmigrantes por el que tenga más simpatía, uno de cada tres encuestados declinó responder y uno de cada cuatro respondió "ninguno". A distancia aparece la mención genérica a "latinoamericanos" (12%), seguido de "africanos o subsaharianos" (5%) y "argentinos" (4%). En el lado opuesto, figuran marroquíes y rumanos.

No hay comentarios