Última hora

Un estudio alerta del "papeleo" que se exige a los inmigrantes

lavozdeasturias.es

La integración de los inmigrantes en Asturias es "satisfactoria" pero destacan los problemas de "papeleo" en la gestión administrativa que encuentran estos trabajadores, que no sufren los nacionales. Así lo recoge el estudio Aproximación a la gestión de la diversidad cultural en las empresas asturianas , presentado ayer por la coordinadora de esta investigación, María José Capellín, y la Procuradora General del Principado de Asturias, María Antonia Fernández Felgueroso, quien edita este trabajo con cargo a los fondos de una beca y bajo la organización de la Asociación Comisión Católica Española de Migración (ACCEM).

Capellín reseñó que los inmigrantes encuentran en Asturias los mismos derechos básicos --sanidad o educación-- que goza cualquier trabajador. No obstante, apuntó que las dificultades las encuentran a la hora de realizar el "papeleo, no los papeles iniciales para poder trabajar, sino los de cualquier gestión administrativa que les provoca gastos, viajes y pérdidas de tiempo que no se les exige a los nacionales". A su juicio, estos "papeleos" son "innecesarios" y aseguró que "hay algo que funciona mal en la administración para gestionar la diversidad".

La investigadora separó dos tipos de trabajador dentro de la inmigración, el cualificado --con una alta capacidad-- y los diferenciados, en los que el puesto de trabajo es necesario pero no que lo realice una determinada persona. Estos últimos acceden a trabajos que no son aceptados por los españoles, que buscan empleos de mayor cualificación y prestigio social, que al final son empleos que empiezan a "desacreditarse ya que los inmigrantes poseen un bajo nivel de negociación", explicó. En este sentido, Capellín señaló que esta situación "se está empezando a dar en Asturias" pero ya existe en el conjunto de Europa, en la que está redundado en la "bajada de salarios".

Por su parte, Felgueroso resaltó que "las leyes migratorias tan cambiantes como restrictivas son un obstáculo añadido para la integración" por lo que pidió "flexibilidad y comprensión" a las administraciones. Recordó que los inmigrantes ocupan puestos de trabajo "que a veces no quieren los nacionales por su penosidad o baja cualificación".



No hay comentarios