Última hora

Incertidumbre económica, dudas políticas y rumores de paz

| elmundo.es

Incertidumbre. Bajo este concepto España entra en el año 2011, en el que la agenda política estará marcada de nuevo por la evolución de la crisis económica, instalada ya desde hace más de tres años, y donde la marca roja más importante del calendario está puesta el 22 de mayo cuando se celebrarán elecciones municipales en todo el país y autonómicas en todas las comunidades autónomas excepto Galicia, Cataluña, País Vasco y Andalucía.

La economía por encima de todo

Las dificultades económicas siguen apareciendo en el horizonte, con el paro como principal alarma y la presión de los mercados internacionales y de algunos socios europeos como telón de fondo. De esta forma, las medidas de ajuste para encauzar el déficit seguirán siendo en 2011 el eje de la política en del Gobierno. Después de como han transcurrido los últimos años, es difícil aventurar si el Ejecutivo impondrá nuevos sacrificios.

Zapatero tiene como propósito culminar la reforma del sistema de pensiones

Tanto el economista Rafael Pampillón, de IE Business School, como José Luis Martínez Campuzano, de Citi, prevén que el paro se mantenga en niveles muy altos, ligeramente por encima del 20%, este año -un 20,6% en el primer caso y un 20,8% en el segundo-. Además de la eforma de las pensiones y del desarrollo de la reforma laboral, ambos citan el copago en la Sanidad como una de las medidas que tendrá que tomar el Gobierno para mantener a raya el déficit.

De momento, nada más empezar el año, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene como propósito culminar la reforma del sistema de pensiones. Una tarea en la que sigue sin hallar el punto de encuentro con el PP y sobre la que pende la amenaza de los sindicatos de una nueva huelga general. Haya o no consenso, el Ejecutivo tiene previsto presentar el 28 de enero una propuesta definitiva sobre este asunto.

Inquietud socialista

Bajo estas expectativas, comienza Zapatero el último año completo de su segunda legislatura, a lo largo del cual deberá resolverse la incógnita de si volverá a presentarse en 2012 o si detona su sucesión. Una incógnita que el propio presidente ha agrandado con sus especulaciones y que ha supuesto una semilla de inquietud en las propias filas socialistas. Con las encuestas en picado, el nerviosismo se ha instalado en buena parte del PSOE, que en 2011, sin falta, deberá marcar su rumbo hacia las generales.

En Andalucía el PP tiene posibilidades de acceder al poder por primera vez

Los comicios municipales y autonómicos de mayo pondrán en juego algo más que la elección de alcaldes y presidentes regionales. Las urnas serán el termómetro para calibrar el nivel de desgaste del PSOE y, si el presidente no decide desvelarlo antes, serán el punto de inflexión que marcará el futuro político de Zapatero. No sólo el resultado, será importante. También la campaña que hagan los barones socialistas servirá para medir el apoyo con el que cuenta entre los ciudadanos y dentro de su propio partido.

A día de hoy, las encuestas pintan muy mal para los socialistas. Con previsiones a la baja en todas las comunidades, las autonómicas y municipales pueden convertirse en una auténtica debacle para el PSOE. El ejemplo más claro es Andalucía - en esta comunidad las elecciones tendrán lugar en 2012, y no este año-, donde el PP tiene posibilidades ciertas de acceder al poder por primera vez en democracia. Claves serán también la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, territorios donde el PP se ha visto más afectado por el 'caso Gürtel'.

En Cataluña, el año comienza con el estreno de Artur Mas al frente de la Generalitat. Tras dos legislaturas de tripartito, CiU vuelve al poder. La relación entre los nacionalistas y el PSC durante los próximos meses dará pistas también de los posibles aliados con los que el PSOE puede contar en el ámbito nacional. De momento, los socialistas catalanes ya han cerrado ciertos pactos con CiU, lo que refleja que la relación entre ambos no será tan conflictiva como cabría esperar antes de las elecciones.

¿Adiós al terrorismo?

El otro gran reto de 2011 para España está en el País Vasco. El año comienza con los rumores de que ETA difundirá un comunicado en el que podría anunciar algún tipo de tregua o pasos hacía su disolución. Tanto el Gobierno como el conjunto de las fuerzas políticas esperan con más escepticismo que esperanza este anuncio de la banda. El final de la violencia terrorista parece difícil, pero el run run sigue creciendo. La posibilidad de que los herederos de Batasuna puedan concurrir a las elecciones municipales y volver a las instituciones también está en el aire.

La renovación del Constitucional también será un tema destacado en 2011

Al margen de la economía, las elecciones y el terrorismo, el año 2011 trae otros retos. En el terreno judicial, la renovación pendiente del Tribunal Constitucional es el punto más destacado. Después de que PP y PSOE se pusieran de acuerdo para nombrar a los candidatos que elige el Senado, ahora tienen pendiente hacer lo mismo en el Congreso.

También está en boca de todos para el año entrante la aplicación de la nueva Ley del Tabaco. A partir del día 2 de enero, los españoles no podrán fumar en ningún local público cerrado. Quizá sea éste, junto con la subida del recibo de la luz y el gas, el cambio más palpable con el que los españoles entrarán en 2011. Un año que además comienza en estado de alarma como consecuencia de la huelga salvaje de los controladores aéreos, colectivo con el que el Gobierno quiere cerrar su conflicto en las dos próximas semanas.

Más allá del tabaco

En el terreno sanitario la 'sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud' será una de las expresiones estrella del año 2011. Cómo seguir disfrutando de una sanidad pública de calidad y equitativa entre todas las comunidades pese a las estrecheces económicas será el rompecabezas que centrará los principales dolores de cabeza de a nueva ministra, Leire Pajín.

En el terreno de salud quedan muchos temas por solventar, como la receta electrónica

Y todo apunta que no será fácil poner de acuerdo a PP y PSOE, tampoco en esta materia. Después de año y medio de negociaciones, el pasado mes de octubre se rompían las conversaciones para dar con un Pacto de Estado por la Sanidad en el que tanto empeño había puesto su predecesora, Trinidad Jiménez.

Lograr poner en marcha sin conflictos con el sector la dispensación de medicamentos por unidosis, adaptar la formación de los médicos al nuevo espacio educativo de Bolonia y dar el impuslo definitivo a la llamada receta electrónica, serán otros de los puntos de la agenda sanitaria para 2011.

Después de la 'Ley Sinde'

Si obviamos la eterna asignatura pendiente de mejorar la administración electrónica, hay dos elementos clave para mejorar la situación en Internet en España. El primero, y prioritario, es mejorar el acceso y calidad de la conexión a la Red de banda ancha, tanto fija -ADSL- como móvil -3G y 4G-. En Estados Unidos, donde la situación es notablemente mejor, el presidente Obama ya lo ha fijado como objetivo a medio plazo; en nuestro país, mientras tanto, apenas hay declaraciones de buenas intenciones.

Y, en segundo lugar, aparece el debate en torno a la descarga de contenidos protegidos por derechos de autor. Tras la caída de la 'Ley Sinde' -que podría retomarse en los próximos meses- queda claro que ya sólo hay dos caminos, que deberían ser simultáneos, para mejorar la situación: la puesta en marcha de alternativas competitivas y de calidad de pago -como Netflix- y una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual para adaptarla al siglo XXI.

No hay comentarios