Última hora

Verdades y mentiras sobre la percepción de los inmigrantes en España

Cuando se habla de inmigración, las falacias y los tópicos están a la vuelta de la esquina. Es más, en época de campaña electoral los argumentos que generalmente se pueden escuchar en la barra de un bar se trasladan al terreno político. El número de extranjeros, la criminalidad, la percepción del inmigrante como un competidor peligroso tanto en el mercado de trabajo como en las prestaciones sociales son sólo una pequeña muestra del tipo de razones de quienes se declaran partidarios de una reducción drástica de los flujos migratorios.

Un estudio promocionado por la Obra Social La Caixa intenta desmontar estos tópicos a través de un análisis riguroso de los datos disponibles sobre este tema. Por una parte, el estudio examina el acceso de los inmigrantes a los servicios sociales, al sistema sanitario y educativo; por otra, analiza la contribución de la población inmigrante al sistema de protección social, tanto desde el punto de vista de las contribuciones con sus propias cotizaciones e impuestos como con su provisión de servicios personales y de cuidado.

El balance ha sido claro: los inmigrantes que residen en España aportan más al Estado del Bienestar de lo que reciben, aproximadamentes tres veces más. Los inmigrantes representan hoy en día el 12,17% de la población de España, más de 5,7 millones de personas, frente al 2,28% del año 2000. El rápido crecimiento de la población extranjera en España se ha producido en los años de bonanza económica, de 2000 a 2006, contribuyendo de manera decisiva a crear riqueza.

"El 50% del superávit de las finanzas públicas en los años de mayor crecimiento económico correspondió a las aportaciones de los inmigrantes", ha dicho Francisco Javier Moreno, autor del estudio junto a María Bruquetas. Moreno ha resaltado que "menos del 1% de los perceptores de pensiones son extranjeros", y que la gran mayoría de ellos se encuentran "en plena etapa productiva", proporcionando una aportación positivas a las entradas del Instituto Nacional de la Seguridad Social" (INSS), un dato que seguirá manteniéndose así durante las próximas dos décadas.

Los inmigrantes recurren un 7% menos que la población autóctona al médico de cabecera y un 16% menos al especialista, pese a que acudan un 3,2% más a los servicios de urgencias. El gasto sanitario absorbido por los inmigrantes equivale al 5% del total. Este gasto ha crecido significativamente desde el año 2000, fecha en la que se situaba al 1%; no obstante, el dato sigue siendo bajo en proporción al porcentaje de inmigrantes sobre la población total.

El estudio observa también que los inmigrantes, que actualmente representan el 30% de la población pobre, frente al 18% de los españoles, reciben sólo el 6,8% del total de las intervenciones de los servicios sociales. De éstas, el 60% tienen por objeto informarles de sus derechos o derivarles hacia otras instituciones.
Algunos datos negativos

Los autores del estudio también han analizado los impactos negativos del fenómeno de la inmigración. Las poblaciones inmigrantes suelen residir en algunas zonas concretas de España, especialmente en la costa mediterránea y en la Comunidad de Madrid. A pesar de que aquí no se hayan creado guetos, al igual que en otros países europeos, se asiste a una concentración de estos colectivos en determinadas zonas de las ciudades.

"Es cierto que algunos servicios públicos pueden empeorar debido a la presencia masiva de inmigrantes en determinados barrios", ha afirmado Moreno, "pero el problema reside en quiénes tienen la responsabilidad". "Si hay un aumento de la demanda", ha añadido, "la oferta también tiene que cambiar y mejorar". Esta evidencia, ha dicho, vale tanto en la Sanidad, como en la Educación y en los servicios sociales.

Otro dato negativo es el escaso aumento de la productividad que ha acompañado el crecimiento económico español hasta la crisis actual. "El mercado laboral demandaba la mano de obra que ha llegado", pero ha sido un alibi para no mejorar el nivel tecnológico de los sectores en los que ha sido empleada. "Claro está", ha dicho Moreno, "estoy evaluando un hecho, no afirmo que la responsabilidad recaiga sobre los inmigrantes".

Javier Moreno y María Bruquetas han resaltado que estudios como los que han llevado a cabo son muy importantes en una época de crisis como la que estamos viviendo y, sobre todo, tras las revueltas que han protagonizado los países del Norte de África que podrían provocar una ola migratoria hacia Europa. "La percepción de la realidad es a veces tan real cuanto la realidad misma". Hay que trabajar para que estas percepciones equivocadas no se transformen en una "profecía que se autocumple" y para ello "es fundamental informar".

Fuente:  | España | elmundo.es

2 comentarios

Anónimo dijo...

Lo que ocurrre es que la percepcion va por barrios, ciudades y regiones , y algunos lugares estan saturados de inmigrantes mientras que en otros apenas hay.
No hace falta que nos saquen una estadistica para que calculemos, cuando voy al medico mas del 50% de los pacientes que veo son de otras etnias, es decir que a ciertos extranjeros como rumanos o bulgaros no siempre soy capaz de distinguirlos por su aspecto fisico, lo cual quiere decir que mas bien debo estar estimando por debajo la poblacion extranjera que acude a la sanidad publica, y lo veo logico, la culpa no es de ellos.Ellos utilizan los medios a su alcance para vivir mejor.
La culpa es nuestra, un pais con 39 millones de habitantes no puede absorber una poblacion extranjera de 8 millones en un plazo tan corto de tiempo, nuestros politicos han sido irresponsables pero las consecuencias las vamos a pagar nosotros, porque esto solo acaba de empezar.

camilo dijo...

Muy buenos estos estudios de rigor para quitar esas falacias del imaginario de los Españoles. Es mas la manipulación de los lideres politicos que utilizan discursos xenofobos para esconder o culpar a otros de su malisima gestion como administradores de estado, autonomia o alcadia. La corrupción, los favores politicos, la mala administración le hace mas daño al estado que la gente que migra para buscar un futuro mejor.