Última hora

El FMI exige a España una reforma laboral más ´valiente´ que abarate el despido

- La Opinión A Coruña

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que España ha tomado en el último año medidas en la dirección correcta para engancharse a la recuperación y actuar sobre los problemas estructurales de su economía. Pero los economistas de la institución multilateral alertan de que el paro sigue "inaceptablemente alto" y que son necesarias reformas laborales "valientes". El FMI sugiere cambios que han estado en boca de la patronal durante el último año: abaratar el despido, desligar las subidas salariales de la inflación y aumentar la flexibilidad en los convenios.

El Fondo publicó ayer su informe con la revisión periódica de la economía española en el que da a entender que los cambios ya aplicados y los que están en ciernes no son lo suficientemente profundos. El FMI detalla que una reforma "más valiente" requiere que los costes de despido sean más bajos, similares a la media de la Unión Europea. Una exigencia que comparte el presidente de la CEOE, Juan Rosell, que ayer volvió a solicitar un contrato único con despido barato (20 días de indemnización por año trabajado) y destacó que el "gran drama de los últimos tres años" es la desaparición de 250.000 empresas ya que "sin empresas es matemáticamente imposible que se vuelva a crear empleo".

El FMI se anticipa además a los posibles efectos de la reforma de la negociación colectiva recién impulsada por el Gobierno y sugiere que, si los cambios no logran de forma "rápida y clara" la flexibilidad perseguida para las empresas, será necesario aprobar "una reforma más radical". La vinculación entre salarios e inflación, añade el FMI alineándose con los empresarios, también es nociva para la competitividad de la economía nacional.

El organismo que dirige John Lipsky temporalmente -tras la dimisión de Strauss Kahn- insta también a España a completar la reforma del sector financiero, y a avanzar en la consolidación fiscal. El FMI considera "alcanzable" el objetivo de un déficit del 6 % del PIB para el 2011, pero alerta de que si los riesgos a corto plazo se materializan, podrían ser necesarias "medidas adicionales". El Fondo estima que el principal riesgo es que varios de los Gobiernos autonómicos puedan nuevamente incumplir sus objetivos de déficit.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se sumó a las exigencias del FMI y solicitó a las comunidades que reconduzcan "con firmeza" sus políticas de gasto y que el Gobierno central sea más duro y estricto en las reglas que impiden aumentar el endeudamiento de aquellas autonomías que incumplen los objetivos de déficit. También pidió "mayor transparencia" sobre la información presupuestaria de las comunidades para "disipar las dudas". Fernández Ordóñez destacó que el giro económico del Gobierno evitó "que España tuviera que pedir el rescate", aunque sigue sometida a una vigilancia "muy estricta" por parte de los mercados.

Cae la renta per cápita

Los llamamientos a abordar nuevas reformas para elevar el potencial de crecimiento de España coincidieron ayer con la divulgación de datos de la oficina estadística de la Unión Europea según los cuales el proceso de convergencia de España con los países más avanzados de Europa sufrió un nuevo revés en 2010, mientras que Alemania ya recuperó el nivel de riqueza anterior a la crisis.

El Producto Interior Bruto (PIB) por habitante de España creció un 1,8% el pasado año, 440 euros más, hasta alcanzar los 24.741 euros. Este aumento es inferior al que experimentó la media de la UE (+3,8%, en torno a 905 euros más), por lo que España retrocede dos puntos en términos relativos, del 103% al 101%, si bien sigue situándose por encima del promedio europeo y también por delante de Italia, algo que no ocurría desde el año 2007.

El balance de España, sin embargo, es inferior en siete puntos al promedio de la zona euro, ya que la riqueza por habitante de los países de la Eurozona sólo ha caído un punto, del 109% en 2007 al 108% en 2010.

No hay comentarios