Última hora

Si apruebas, quizás te quedas

 - Diario de Mallorca -  -

En qué año se aprobó la Constitución Española? ¿De quién emana el poder en España? ¿Quién hace las leyes? En catalán, ¿se dice ´merlusa´ o ´lluç´? ¿Qué es la violencia de género? ¿Qué territorio conforma las Illes Balears? ¿Cuántos países conforman la Unión Europea? ¿Cómo es la separación de poderes en España? ¿Qué colores hay en la bandera de Balears?
¿Puede responder a estar preguntas? Cinco inmigrantes se enfrentaron ayer a 20 interrogantes de este calibre (tipo test y con tres opciones de respuesta) para demostrar "su esfuerzo de integración". Son personas que no cumplen los requisitos para renovar el permiso de residencia o de trabajo (por no tener empleo o no haber cotizado lo suficiente, por ejemplo) y se presentan al examen con un objetivo: demostrar que conocen la realidad y las normas de Europa, España y Balears, y sumar méritos y así poder quedarse de forma legal en el país. Si aprueban, no les garantizan que se les vaya a dar el permiso, pero sí que "se tendrá en cuenta" el esfuerzo.
Es la primera vez que se celebra este tipo de examen en Balears, una prueba que viene fijada por un decreto a nivel nacional y que aquí tiene tres bloques temáticos: Lengua Castellana, Lengua Catalana y un grupo general con cuestiones sobre Derechos Humanos, organización de la UE y de España, Estatut d´Autonomia... El temario está colgado en internet, y algunos de los aspirantes llegaban ayer con las hojas impresas y subrayadas bajo el brazo.
Viktar es de Kazajistán y lleva seis años viviendo en España. Es fisioterapeuta con título, pero por culpa de un accidente que le afectó a las piernas tuvo que dejar de trabajar. El próximo día 31 se le acaba el permiso y se presenta a este examen ´in extremis´. Ayer explicaba que no había podido estudiar mucho. ¿Lo más difícil? Todo lo de la Constitución Española. "Sé que hay rey, un senado...", indicaba minutos antes de entrar en el examen este hombre de 44 años que ya ha vivido en varios lugares del mundo. "Espero que sirva para algo", suspiraba.
El tema del castellano lo tienen más o menos controlado (a algunos se les exonera de esta parte del examen si acreditan cursos de esta lengua), pero el catalán les causa más problemas. Así lo explicaba Paschal, un hombre de origen nigeriano que indicó que la parte de lengua catalana era para él la más difícil de todas, aunque eso no quite que lo quiera aprender, según aseguró. En su país, ilustraba, "hay más de 250 lenguas".
A diferencia de Viktar, él sí que había estudiado y señalaba que en general no era muy difícil. Se mostró confiado en que el resultado sí le sirva para algo. Lleva más de seis años en España y ahora se ha quedado sin trabajo. El próximo mes de mayo le caduca el permiso y quiere quedarse.
Antes de entrar en la sala del examen a Pachal se le veía tranquilo, pero la gran cantidad de periodistas que se congregó en el Casal de Inmigrantes de Palma le puso un poco nervioso, unos nervios lógicos teniendo en cuenta el dispositivo mediático montado y que lo que está en juego es su permiso de residencia. El conseller de Presidencia, Antonio Gòmez, no quiso perderse esta primera convocatoria y se acercó para infundirles calma y desearles suerte. "Tranquilo, tranquilo", le dijo a Paschal mientras le daba unas palmaditas en la espalda.
Las preguntas de catalán también asustaban al boliviano José Antonio Giménez. "El mallorquín me da un poco de miedo", admitió. Este joven, residente en Palma, explicó al conseller que había estado estudiando sobre la Constitución, las leyes estatales y las de la Comunidad Autónoma. "Intentaré hacerlo lo mejor posible", aseguró antes de ponerse a responder el cuestionario.

Una prueba fácil

Gómez aseguró a los aspirantes que se valorará ese "esfuerzo" por conocer la cultura, la costumbre y la lengua de las islas. El conseller indicó después a los medios que la prueba no es compleja sino que persigue que "de forma somera puedan tener un conocimiento superficial de lo que es nuestra realidad, normas de convivencia y derechos de aquí".
En este primera convocatoria sólo había cinco personas apuntadas, pero el conseller valoró la cifra y se mostró confiado de que en próximas ediciones habrá más gente. El lunes que viene ya hay otra convocatoria. Por su parte la dirección general de Cooperación e Inmigración, Antonia Estarellas, señaló que hay que esforzarse y facilitar la integración de las personas inmigrantes "que en el 90% de los casos se encuentra ahora mismo en una situación muy débil".
La semana que viene les llegarán las notas. Y estarán un paso más cerca o más lejos de lograr un permiso para quedarse.

Nuestras cuentas en Twitter:
E-política Internacional.
Inmigrantes en España.

No hay comentarios