Última hora

La AUGC dice que las devoluciones de inmigrantes las ordenaban los jefes

- La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha señalado hoy que las devoluciones de inmigrantes llevadas a cabo por los agentes en Ceuta fueron ordenadas previamente por los jefes y ha subrayado que en estos casos sólo cumplen "órdenes".

En un comunicado, la AUGC se ha referido así a la declaración del Comité contra la Tortura de la ONU de que España violó la convención internacional en los hechos que concluyeron con la muerte de un inmigrante senegalés a quien la Guardia Civil de Ceuta pinchó el salvavidas cuando intentaba entrar en España y se ahogó porque no sabía nadar.

Los hechos ocurrieron en la noche del 25 a 26 de septiembre de 2007 frente a las costas de Ceuta, cuando una embarcación de la Guardia Civil, con tres agentes, localizó a cuatro subsaharianos -tres hombres y una mujer- que intentaban acceder a nado a la ciudad, procedentes de Marruecos.

Según la denuncia, la Guardia Civil los subió a bordo, los trasladó a aguas jurisdiccionales de Marruecos, les pinchó los salvavidas y les obligó a arrojarse al mar, pese a que uno de ellos, el senegalés de 29 años Lauding Sonko, "se agarró fuertemente a la barandilla de la embarcación, repitiendo que no sabía nadar, pero los guardias emplearon la fuerza para soltarlo y echarlo al mar".

La denuncia fue presentada por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), cuyo abogado, Alberto Revuelta, ha informado a Efe de que la resolución considera demostrado que los hechos suponen una vulneración del artículo 16 de la Convención contra la Tortura en cuanto constituyen un "trato cruel, inhumano y degradante".

La AUGC ha señalado que "un agente no entra con la patrullera en Marruecos si no existen las órdenes que avalan esta actuación".

Para la organización, la responsabilidad tanto en la actuación que se llevó a cabo como en otras intervenciones tienen su origen en los jefes.

"El responsable es en todo momento el que ha dado la orden, independientemente de que luego se produjera un accidente o no. Si los guardias se niegan a cumplir las órdenes de los mandos pueden ser sancionados", precisa el comunicado.

La asociación ha defendido la actuación de los agentes. "Ningún agente se dedica a pinchar los flotadores de los inmigrantes subsaharianos", ha añadido.

Fuente:-ABC.es

No hay comentarios