Última hora

Algunos españoles tendríamos que irnos

El 10 de mayo de 2007 se publicó un Decreto en el que se establecieron los nuevos recursos económicos a acreditar para la entrada y permanencia en España por parte de extranjeros no comunitarios.
Desde entonces se exige para el sostenimiento de cualquier extranjero (independientemente de su edad) la tenencia de una cantidad diaria mínima de dinero que represente en euros el 10% del salario mínimo interprofesional bruto, o su equivalente en moneda legal extranjera.

El S.M.I. para 2010 está establecido en 633,30 € al mes. Por lo tanto, eso significa que cualquier extranjero que pretenda entrar en España, o pedir un visado ante nuestras Embajadas, debe justificar que dispone de una cantidad mínima equivalente a 63,30 € por día de estancia y por persona. La anterior normativa anterior a esta de 2007 databa de Febrero de 1989, y en ella la suma fijada era de 5.000 ptas. por día y persona, lo que equivalía a 30 € de la moneda actual.
El importe de los 63,30 € por día y persona debe multiplicarse por el número de días y de personas que viajen a cargo del extranjero. Así que a modo de ejemplo, una familia compuesta por matrimonio con dos hijos menores que pretenda venir de vacaciones a nuestro país, debe acreditar que dispone diariamente de nada menos que 253,20 €, que multiplicados por 30 días totalizarían 7596 € al mes, o sea casi 1.264.000 de las antiguas pesetas ¡ Mi familia y yo solemos llegar a fin de mes con algo menos ¡ Y para el Estado, se ve que los niños y los mayores gastan y consumen lo mismo.
Resulta infamante que se esté exigiendo a los extranjeros el equivalente al 10% del Salario Mínimo Interprofesional para entrar en nuestro país, ya que si se supone es “salario mínimo e interprofesional” y se establece en 633,30 € al mes, es evidente que a los españoles se nos permite disponer diariamente no de ese 10% del SMI, sino de la trigésima parte que son exactamente 21,10 € al día. Se supone que es una cantidad suficiente para una digna supervivencia, ya que incluso hay personas y familias que sobreviven con recursos menores como la renta de garantía de ingresos u otras prestaciones sociales asistenciales.
En definitiva, a los extranjeros se les exige el triple (63,30 €) que a los españoles (21,10 €). El Salario Bruto Anual Medio en España es de 21.500 € aproximadamente, así que dividida esta suma entre 14 mensualidades el sueldo medio nacional sería de 1.536 € al mes, lo que por cierto que es mucho decir.
Nos podemos sentir muy afortunados de no ser extranjeros, ya que en otro caso muchos debiéramos marchar de este país, o en el mejor de los supuestos no hubiéramos entrado. En efecto, si multiplicamos los 63,30 €/día por los 30 días del mes, se nos exigiría disponer nada menos que de 1.899 € al mes si fuéramos extranjeros, suma que supera con creces el S.B.M. anual. No sólo los “mileuristas” sino el común de los nacionales queda excluido de estos baremos.
De lo que concluyo que el modelo de extranjero que perfilan nuestros dirigentes sigue siendo más parecido al potencial económico de un Messi o los jeques árabes, que al de los “Makumba Malembas” que de manera tan infortunada están intentando arribar en los malditos cayucos hacia la tierra prometida.
Como no disponen ni tan siquiera de un euro por día que se les pueda exigir, la entrada irregular y por la puerta de atrás está garantizada. Los políticos que con tanta ligereza proclaman estulticias como que “España es un coladero” que tenga en cuenta estas evidencias.
Fuente: Con papeles

No hay comentarios