Última hora

¿Qué pasa con mi dinero si quiebra mi banco?

La reciente crisis de Bankia y las dudas sobre la fortaleza del tejido bancario español puede provocar inseguridad entre los ahorradores. La pregunta es obvia: ¿Está seguro mi dinero? ¿Hago bien dejándolo en el banco? O por el contrario ¿Debo sacarlo de allí rápidamente?
Los expertos aseguran que no hay motivos para el nerviosismo. Sacar el dinero no es la mejor idea. La retirada masiva de capitales puede generar una situación de pánico bancario, creando una crisis financiera sistémica en el país. Si todo el mundo acudiera a sacar su dinero del banco a la vez, se podría generar un corralito como el que ocurrió en Argentina en 2001: el sistema bancario colapsa y no se puede devolver el dinero a ningún particular.

Sucesos como la quiebra de Banesto en el año 1993 han servido para aprender la lección. Desde entonces existen en España los fondos de garantía de depósitos. Hasta el año 2011 existían tres entidades el diferentes: El Fondo de Garantía de Establecimientos Bancarios (FGDEB), el Fondo de Garantía de Depósitos en Cajas de Ahorros (FGDCA) y el Fondo de Garantía de Depósitos en Cooperativas de Crédito (FGDCC). El sistema es el siguiente: las cajas y los bancos españoles van realizando una serie de aportaciones periódicas que sirven para ir alimentando este depósito. Si una entidad financiera concreta quebraba, cada particular podía recuperar hasta 20.000 euros de él.

En el año 2011 una directiva europea creó una figura homóloga y elevó la cantidad de dinero asegurado. El Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito está regido y administrado por doce miembros, seis designados por el Banco de España y seis por las entidades de crédito adheridas. Este depósito permite a cada titular recuperar hasta 100.000 euros de su cuenta bancaria si la entidad entra en números rojos. Pero, ¿Qué ocurre si un particular tiene más dinero ahorrado? Es muy posible que de momento no pueda recuperarlo y se convierta en acreedor de esa caja o banco.

Los expertos aconsejan repartir los ahorros y no acumular más de 100.000 euros por titular y entidad bancaria.La mejor alternativa es, por tanto, abrir cuentas en distintos bancos o tener varios titulares en una misma cuenta.

Fuente: ABC.es

No hay comentarios