Última hora

La demografía y su impacto futuro en la vivienda y en la economía

La evolución de la población es clave para prever los precios de muchos activos o incluso de la evolución económica. En noviembre de 2010, en el post "El precio de la vivienda en España podría bajar un 1,3% anual hasta el año 2050 ", explicaba que el envejecimiento de la población española podría aumentar la oferta y disminuir la demanda de compra de viviendas en más del 1% anual acumulativo hasta 2050, según un estudio del BIS (Banco Internacional de Pagos). Escribía lo siguiente:

“La conclusión es que en los próximos 40 años los precios de la vivienda en la mayoría de estos países estará presionada a la baja. Más concretamente, su autor estima que los precios en Estados Unidos disminuirán un 0,8% anual durante los próximos 40 años hasta 2050. En Europa y Japón, este efecto será aún mayor. Y dentro de Europa, los cuatro países con mayor presión bajista en los precios inmobiliarios serán Alemania, Grecia, España y el peor de todos Portugal, todos ellos con casi un 2% anual de caídas acumulativas en los precios de la vivienda a lo largo de los próximos 40 años. En todos los países europeos, en todos, el impacto demográfico va a ser negativo. Los que menos presión bajista sufrirán serán los 3 países nórdicos, Suecia, Noruega y Dinamarca, y también Suiza.”

Los datos de este estudio no significaban una caída segura en los precios inmobiliarios, sino que se estimaba que ceteris paribus, es decir, manteniendo constantes las otras múltiples variables que afectaban al mercado inmobiliario, las viviendas de la mayoría de países mundiales caerían de forma constante e imparable por el impacto del envejecimiento en la población en la demanda de compra de vivienda. Podría ocurrir, como de hecho ha sucedido en los últimos 40 años en Italia, que otros factores positivos compensaran los efectos negativos en su demografía.

La conclusión del estudio del BIS es que en la mayoría de las 22 principales economías del mundo, el factor demográfico afectará negativamente a la economía y, por tanto, a los precios de las acciones, de los bonos y del inmobiliario. Como ya ha ocurrido en el pasado, puede ser que otras fuerzas sean más potentes y consigan contrarrestar la demografía adversa, pero obviamente sería mejor para todos que la demografía sumase.

Es muy importante, pues, tener en cuenta qué países tienen mayor o menor riesgo de envejecimiento de su población y tomar decisiones basándose en ellos. No siempre es negativo. Por ejemplo, una empresa de venta de productos a la tercera edad deberá fijarse más en estos países para conseguir aumentar sus ventas.

Os actualizo más datos interesantes. Es bueno para entender el mundo mirar el mapa mundial con las ciudades de más de 1 millón de habitantes. Obviamente, el mapa está lleno de puntos rojos en el este de China, en el norte de la India, en Alemania y Gran Bretaña y también en la costa este y oeste de Estados Unidos.

Como puede verse en el gráfico, el incremento en la tasa de población que vive en ciudades tiene siempre correlación positiva con el aumento de la riqueza per cápita. Nadie ha conseguido mejoras económicas per cápita más rápido que los países europeos en los últimos cincuenta años.



¿Cuáles son los países emergentes con más riesgos y cuáles con más oportunidades en términos de su demografía?

Los peores son Singapur, los países de Europa del Este (Polonia, Hungría y Rep. Checa), China y Rusia ya que en 2010 su porcentaje de población ocupada sobre la total era del 72% de media, pero ya empezó a descender. Según cálculos de la ONU, en 2050 apenas el 60% de la población de estos países estará en edad de trabajar, lo que sin duda disminuiría el consumo y la inversión privada.



Detrás de ellos estarían Corea, Turquía, Brasil, Indonesia y México, en los que la ONU estima que en 2017-2020 el porcentaje de población en edad de trabajo tendrá su máximo en el entorno del 70% de la población total. A partir de entonces, el descenso es fuerte. El caso peor es Corea, que pasa del 72% actual al 55% estimado para el año 2050.

 

Los cuatro países con mejores perspectivas demográficas son, sin duda, cuatro: Filipinas, Sudáfrica, Malasia y la India. En estos cuatro países, hasta el 2025 o 2030 el porcentaje de población activa irá creciendo, lo que supondrá un fuerte empuje para el consumo e inversión de sus economías.



Como siempre, estas son estimaciones  a largo plazo, bastante fiables pero son siempre ceteris paribus, es decir, suponiendo que todo evoluciona sin cambios. La emigración o inmigración pueden alterarlas significativamente, pero Malasia por ejemplo lo tiene más fácil para triunfar que Hungría, o Filipinas mejor que Rusia, o la India mejor que Corea del Sur. Claro que un mal gobierno puede arruinar la economía de un país entre apenas 4 y 8 años, como le está ocurriendo a Sudáfrica.

Cotizalia

No hay comentarios