Última hora

La UE cierra el acuerdo sobre los refugiados


Los 28 gobiernos europeos necesitaban lanzar a toda costa una señal positiva ante la crisis de refugiados, demostrar de una vez por todas que Europa puede ser solidaria. Y tras el intento fallido de la semana pasada y varios días de intensas negociaciones a nivel técnico y político, lo lograban este martes, aunque a medias. Los ministros de Interior de la UE consiguieron cerrar un acuerdo sobre el nuevo mecanismo de emergencia para reubicar a 120.000 personas, pero lo hacían sin el consenso deseado. El nuevo instrumento, menos ambicioso que el propuesto por Bruselas, se adoptó por mayoría cualificada, con el voto en contra de cuatro países -Hungría, República Checa, Eslovaquia y Rumanía- y la abstención de Finlandia.

«Algunos dirán que la Unión Europea está dividida porque la decisión no se ha adoptado por consenso pero estamos en una situación de urgencia. Se acusa a la UE de no ir rápido pero hacía falta, y era el plan de la presidencia, adoptar este texto jurídico sobre la relocalización de 120.000», explicó este martes el ministro de Interior luxemburgués y presidente de turno del Consejo, Jean Asselborn, sobre la fractura provocada este martes por los cuatro países excomunistas. «No va a resolver la crisis pero sin esta decisión no hubiéramos estado en disposición de dar nuevos pasos», admitió el vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans.

DOS FASES

La reubicación tendrá lugar en dos fases. En una primera, a aplicar desde este año, se repartirán 66.000 refugiados procedentes de Italia (15.600) y Grecia (50.400) mientras que los restantes 54.000 quedarán de momento aparcados en una especie de reserva a la espera de un posterior reparto. Se trata del cupo previsto para ayudar a Hungría, el tercer país beneficiado propuesto por la Comisión Europea pero cuya negativa a aceptar el mecanismo tanto ha complicado la negociación. Según el acuerdo, este cupo también se asignará en un futuro a Grecia e Italia salvo que ningún otro estado miembro se vea en el brete de tener que solicitar ayuda durante los próximos 12 meses a causa de una llegada masiva en cuyo caso saldría de esta reserva.

En el caso de Hungría, al dejar de ser considerado como un país beneficiado pasará a ser país receptor con una cuota inicial para este año de 1.294 refugiados. Según los dirigentes europeos, nadie tendrá derecho a negarse. «Es irracional si un estado es miembro de la UE decir que no acepta refugiados. La UE respeta la convención de Ginebra y todos los refugiados que llaman a nuestra puerta tienen derecho a ser acogidos», recordó Asselborn.

Algunos socios europeos ya han anunciad batalla. Este es el caso de la República Checa o de Eslovaquia cuyo primer ministro, Robert Fico, dejó clara su opinión sobre los 802 refugiados que le han asignado para este año. «Mientras yo sea primer ministro las cuotas obligatorias no serán implementadas». España tendrá que acoger este año a 8.023 refugiados, 1.896 procedentes de Italia y 6.127 de Grecia, aunque el ministro Jorge Fernández Díaz volvió a reiterar su disposición a asumir también la parte de la cuota de 54.000 que les corresponde. «Lo deseable sería que desde mañana estuviéramos en condiciones todos los estados miembros», explicó sobre un proceso que se pondrá en marcha una vez que entren en funcionamiento los centros de identificación y registro que Grecia e Italia tendrán que crear.

via -elperiodico internacional

No hay comentarios